«Pediríamos la declaración de zona catastrófica para la hostelería»

Fuensanta Carreres
FUENSANTA CARRERES

Si la posibilidad existiera, los hosteleros murcianos creen que tendrían argumentos para pedir «la declaración de zona catastrófica» para bares, restaurantes y chiringuitos, a quienes el temporal ha pasado una factura «millonaria». «La semana fue muy buena para el campo, pero para la hostelería es un auténtico desastre», resumió ayer el presidente de Hostemur, Jesús Jiménez, esperanzado en que las Fiestas de Primavera den un alivio de consuelo a bares, restaurantes y locales de copas. Las salidas anticipadas de los hoteles y las cancelaciones de última hora, que según Jiménez alcanzaron el 15%, han repercutido muy negativamente en la hostelería, que ha dejado de ingresar, calculan en Hostemur, un 20% de las ganancias previstas este año.

Chiringuitos dañados

Especialmente afectados se han visto los chiringuitos y terrazas de playa, que ultimaron sus instalaciones hace apenas unas semanas y, en muchos casos, «han sufrido daños y pérdidas de consideración. Además de no poder abrir, han quedado afectados», lamentaba ayer el presidente de Hostemur. Las pérdidas, insistía Jiménez, no son todas contables. «Se ha dejado de contratar a gente extra con la que se pensaba contar estos días, de comprar género... Los períodos de Semana Santa y Navidad suponen la mitad de las ventas del año, así que la semana de lluvias afectará muchísimo al balance final del año», lamentaba el presidente de Hostemur, quien reclamó a la Administración medidas para alargar la continuidad de los picos turísticos.

Temas

Turismo