Pagar los sueldos a alcaldes y ediles genera diferencias de hasta 103 euros por vecino

Un estudio de la UMU señala que los municipios con menos habitantes desembolsan más por las corporaciones

Alexia Salas
ALEXIA SALASCon infomaciones de Jesús Yelo y P. Sánchez

El bolsillo de los políticos no deja indiferente a nadie. Desde los salones plenarios hasta las barras del bar, las opiniones fluyen tan divergentes como los salarios de los alcaldes y los concejales de la Región. Los que más ganan son los alcaldes populares de Murcia, José Ballesta (73.332 euros), y el de Lorca, Fulgencio Gil (70.000), frente a los que se llevan el sueldo más reducido, los regidores socialistas de Ricote, Celedonio Moreno, con 1.400 euros al año, por asistir al Pleno y a la Junta de Gobierno, y el de La Unión, Pedro López (11.059 euros).

Más allá de las opiniones que consideren excesivas o insuficientes las retribuciones de los cargos públicos municipales, lo que está claro es que financiar las corporaciones municipales genera diferencias entre los vecinos de los 45 municipios de hasta 103 euros por cabeza. Así lo refleja un estudio realizado en la Universidad de Murcia (UMU), al que ha tenido acceso 'La Verdad'. El documento ha sido elaborado por el equipo de investigación de Economía Financiera y Contabilidad, que dirige el catedrático Bernardino Benito López, y llama la atención sobre los ayuntamientos que aún carecen de portales de transparencia.

También revela la desigualdad territorial a la hora de pagar las retribuciones de los políticos locales. El primer factor que dispara los costes es la baja población, de modo que los municipios con menos habitantes hacen un mayor esfuerzo financiero. Los vecinos de Ulea son los más perjudicados, ya que les cuesta 109 euros por persona mantener las pagas del alcalde (30.000 euros) y de los seis concejales (dos de ellos de la oposición), frente a los 6 euros por empadronado en Murcia, a pesar de que el alcalde Ballesta cobra más del doble.

Para el regidor de Ulea, el popular Víctor Manuel López Abenza, «es la sociedad la que tiene que juzgar cuánto debe ganar un alcalde que dedica las 24 horas del día a un pueblo de menos de mil habitantes». López defiende que asume «la misma responsabilidad, agenda y trabajo que un alcalde de 30.000 habitantes, cuando no más». A mucha 'distancia' de Ulea, están los vecinos de Ojós, con 45 euros por ciudadano; Lorquí, con 25 euros per cápita; Puerto Lumbreras (21 euros) y San Pedro del Pinatar (19 euros). Estas son las localidades que más pagan por los sueldos de sus respectivas corporaciones. Con solo 400 habitantes más que Ulea, a los vecinos de Ricote solo les cuesta 13 euros por persona los salarios de sus ediles, ya que el alcalde, Celedonio Moreno, solo percibe 1.400 euros al año de las arcas municipales. «Tomé esta decisión porque cuento con el sueldo de mi trabajo en una empresa», explica. Pese a ser el que sale mejor parado en el estudio, Moreno considera «lógico que un alcalde tenga un sueldo».

Por debajo de la tabla le sigue el socialista Pedro López Milán, quien gobierna en La Unión, por 11.059 euros al año. Él renunció al sueldo de 2.100 euros que percibía el alcalde anterior, Francisco Bernabé (PP), porque considera «suficiente» el salario que percibe como empleado de Lhicarsa, la empresa mixta de limpieza de Cartagena.

Comarca del Mar Menor

El Ayuntamiento unionense se encuentra entre los municipios murcianos regidos por un plan de ajuste económico controlado por el Estado para superar la crisis financiera. Los planes de ajuste no han frenado en cambio a otros municipios, como San Pedro del Pinatar cuya regidora, Visitación Martínez, percibe el salario más alto de la comarca del Mar Menor: 52.318 euros. En la práctica, más del doble que el de su homólogo de Los Alcázares y compañero de filas en el PP, Anastasio Bastida, con 25.940 euros. «Tengo el sueldo que me pusieron», aclara Bastida en referencia a la mayoría de votos de la oposición que permitió al PSOE, IU y Cs bajar las retribuciones corporativas.

El regidor alcazareño lo ve «injusto, ya que ellos -la oposición- se pusieron un salario de 950 euros, casi a la par que el equipo de gobierno, que cobra 1.200 euros». No acusa sin embargo discriminación con respecto a los salarios de los alcaldes vecinos de San Javier, José Miguel Luengo, y de San Pedro, Visitación Martínez. «Ellos manejan unos presupuestos superiores», argumenta Bastida, el cual se muestra partidario de regular los salarios de los cargos locales «por ley, según el número de habitantes y el Presupuesto».

La población como factor

Si se orienta el foco hacia el nivel demográfico, Lorca presentaría otra distorsión en materia de salarios públicos. Con una población cuatro veces menor que Murcia, ambos alcaldes cobran casi lo mismo. «En un municipio de 94.000 habitantes y 1.670 kilómetros cuadrados, con 38 pedanías, el trabajo de alcalde es durísimo y requiere dedicación exclusiva», justifica el regidor Fulgencio Gil, quien asumió el mismo sueldo aprobado en 2003 para el entonces alcalde lorquino. Gil aclara que su salto a la política mermó los ingresos que percibía como abogado y gestor de sus negocios familiares.

Las ganancias de la actividad profesional anterior a la política es el factor que señala el catedrático Bernardino Benito a tener en cuenta para fijar los salarios de los cargos públicos. «Si no empezamos a financiar a los políticos en función de su categoría profesional, se seguirán autoexcluyendo los profesionales de prestigio», advierte el catedrático.

Benito recomienda «un tope salarial o fórmulas razonables de dedicación parcial para evitar desajustes financieros». Cree que «de este modo la política dejará de ser la salvación profesional para quien ganaba la mitad en el ámbito privado o que ni siquiera tenía trabajo». La regulación de los salarios públicos está en la agenda de algunos partidos políticos y el alcalde de Lorquí y presidente de la Federación de Municipios, Joaquín Hernández, opina que el debate «volverá con seguridad al principio de la legislatura». Sin embargo, de momento, no ve «fórmulas para mejorarlo». Defiende que «en los municipios de menos de 5.000 habitantes, el alcalde hace lo mismo que el de Murcia». Hernández afirma que si se regulan los emolumentos que perciben los políticos «también debe hacerse con los sueldos de los funcionarios, que a veces ganan el doble». Y llama la atención acerca de que «el responsable de la firma es el alcalde, pero luego vale menos que el interventor o el secretario».

Busca el sueldo de cualquier alcalde

Nota: El salario del alcalde de Lorca es de 70.000 euros al año. En el buscador, realizado con los datos facilitados por el Ministerio, figuran erróneamente 30.000 euros.

Más

 

Fotos

Vídeos