El Niño del Balate llega a Mula pero se moja

Momento de la romería./J.L.P.
Momento de la romería. / J.L.P.

Miles de romeros acompañan la imagen sagrada desde su santuario al Real Monasterio de la Encarnación, dando inicio a las fiestas patronales de Mula

José Luis Piñero
JOSÉ LUIS PIÑERO

Los organizadores de la romería tuvieron que activar el plan de protección de la imagen, ya que una vez salida la urna de la pedanía del Niño, con plásticos, comenzó a llover. Los romeros aguantaron el chaparrón estoicamente y continuó la romería hasta la ciudad de Mula.

Una vez llegada la imagen a la ciudad, en el barrio de San Felipe, y tras el recibimiento del alcalde y autoridades, una tormenta descargó abundante agua que dispersó a los romeros y la urna tuvo que ser introducida en un almacén-tienda de piensos. Media hora después, la urna fue introducida en un camión, previsto a tal efecto, y trasladada hasta el inicio de la calle Monjas, donde de nuevo fue cogida a hombros y llevada hasta el real monasterio de la Encarnación.

El sonido de cientos de cohetes y de cientos de metros de tracas acompañó a la imagen del Niño del Balate en la bajada desde el santuario del Balate hasta el Monasterio de la Encarnación en Mula. Miles de romeros siguieron la imagen sagrada, desde las 17.45 horas, por la carretera comarcal RM-516, de la pedanía del Niño hasta el barrio de San Felipe de la ciudad de Mula, barrio que recibió a la imagen sagrada a las 19.30 horas.

La urna, de madera y cristal, que protege la imagen, portó racimos de albahaca que los feligreses depositaron sobre ella a lo largo del recorrido y fueron soltadas al vuelo palomas blancas a la entrada del Barrio de San Felipe. Despues llovió y la romería tuvo que ser acortada y trasladada la imagen en un camión al monasterio, lugar donde permanecerá hasta el día 11, cuando a las 20 horas sea trasladada al templo de Santo Domingo de Guzmán, lugar donde estará hasta el día 21 de septiembre, festividad del Niño del Balate.

La Policía Local y la Guardia Civil prepararon un dispositivo especial de seguridad, con medio centenar de efectivos, contando con voluntarios de protección civil del SEN, bomberos y equipos sanitarios, dada la gran cantidad de feligreses que acompañaban la imagen sagrada.

En el templo del Real Monasterio de la encarnación, el día 10 de septiembre, desde las 17 hasta las 21 horas, se llevará a cabo Solemne Besapié al Divino Niño.

En la noche del día 20 de septiembre y madrugada del día 21, se llevará a cabo la tradicional Peregrinación del Niño, que protagonizan ciudadanos de varias localidades de la Región.

Se ha preparado un dispositivo especial de seguridad de atención a los peregrinos en carretera, que estará formado por Guardia civil, Policía Local y Protección Civil de las poblaciones desde donde salen los peregrinos, así como la asistencia médica. El templo de Santo Domingo, lugar donde se encontrará la imagen del Niño, permanecerá abierto toda la madrugada para recibir y atender a los feligreses. Esta peregrinación surgió de forma espontánea e individual hace más de un siglo.

Es una peregrinación devocional, y no una romería que se puede realizar a pié o en bicicleta, con salida desde distintos puntos de la Región. Municipios de las comarcas del Valle de Ricote, Vega Alta y Media del Segura, Noroeste, Murcia y Campo Cartagena, tienen puntos de salida. Marcharán por carreteras de Archena, Ceutí, Alguazas, así como por la Vía Verde, en los casos de los pueblos del Noroeste y de la comarca del río Mula. Los peregrinos andarán cerca de 30 kilómetros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos