El Molino de Perico de Pliego se convierte en una vivienda

Una chica observa la remodelación del molino. / iván hernández
Una chica observa la remodelación del molino. / iván hernández

Una familia compró el espacio industrial, que data del siglo XIX, para restaurarlo y vivir en él

José Luis Piñero
JOSÉ LUIS PIÑERO

El antiguo molino, que en su día también fue la fábrica de yeso de Pliego, es ahora una vivienda. Las obras de restauración de esta infraestructura, también conocida como Molino de Perico, finalizaron la pasada semana. La familia que adquirió el molino decidió rehabilitarlo como una casa particular, «respetando cada una de sus piezas», explican los propietarios. El inmueble estuvo abandonado durante largos años y presentaba un deterioro bastante avanzado. La remodelación tuvo un coste total de 107.200 euros.

Situado en la calle Virgen de la Huerta de la localidad de Pliego, la construcción data del siglo XIX y está dentro del Catálogo de Construcciones y Elementos Naturales, Histórico Artísticos del municipio. Se conoce que Juan Perico Andújar fue el promotor de la construcción, de ahí el nombre popular del mismo. Este vecino encargó la construcción del molino a un alarife (nombre que se daba antiguamente al albañil y a otros artesanos) afincado en Alhama de Murcia, llamado Salvador Muñoz Molina.

Poco más se sabe de los orígenes de la construcción. «Pese a que se pensaba que la fuente energética del molino había sido, desde el comienzo, la eléctrica -al menos así lo fue en última instancia-, los datos recabados sobre la vida del constructor nos llevan a pensar y constatar que en su origen fue un molino hidráulico», aseguran fuentes municipales.

Los arquitectos que han llevado a cabo el proyecto de restauración del molino son los hermanos Rubén e Iván Hernández Muñoz. Y la constructora que se ha encargado de las obras es Galán, Patrimonio y Edificaciones.

Temas

Pliego