El IES Menárguez Costa se opone a tres 'miniaulas' para suprimir los barracones

Padres y profesores solicitan a la Consejería un aulario «en condiciones» y Educación acepta negociar para tratar de de llegar a un acuerdo

Alexia Salas
ALEXIA SALASLos Alcázares

Las 'miniaulas' proyectadas por la Consejería de Educación para el IES Antonio Menárguez Costa no convencen ni a padres ni a profesores. Tampoco al Consejo Escolar Municipal, que se pronunció en contra del proyecto para levantar paredes en el porche del centro con el fin de crear unas aulas de ladrillo que sustituyan a los barracones donde dan clase los alumnos de primero de ESO. La propuesta de la Consejería no gusta a la comunidad educativa, de manera que prefieren quedarse con las aulas prefabricadas antes que pasar los próximos cursos con estrecheces. Ya le mostraron sus reparos a la Consejería, aunque aseguran que esta insiste en llevar a cabo dicho proyecto.

En primer lugar se oponen al proyecto porque las dimensiones de las aulas que propone Educación «no tienen las dimensiones normales y solo podríamos dar allí algunas clases de apoyo», explica el profesor y concejal de IU Juan Carlos Martínez Rosa. Por otro lado, para lograr tres aulas en el espacio del actual porche «tienen que 'comer' espacio de la cantina y del aula de Tecnología, así que perjudicaría la actividad del centro», asegura el profesor. Pero, sobre todo, en el instituto les preocupa la situación de inseguridad que creará en los alumnos del segundo edificio, que perderían la salida por la que tienen que ser evacuados en caso de que se produzca cualquier tipo de incidente. «Si hay un incendio, tendríamos que evacuar el pabellón B a través de las nuevas aulas», señala Martínez Rosa.

La Ampa recuerda además que «ese porche es el único espacio techado que tienen los estudiantes para resguardarse de la lluvia y del sol», explica su presidente, Miguel Martín. La oposición a las obras ya es unánime y la Ampa asegura que «vamos a registrar una carta a la Consejería de Educación con el fin de comunicar nuestra negativa. Haremos todo lo posible para que no se lleven a cabo esas obras». Con casi un millar de alumnos, la falta de espacio en el instituto ya les obligó a ocupar con aulas espacios comunes como la conserjería, el laboratorio y la enfermería.

Según el director, Ángel Gómez, necesitan un módulo más «con seis aulas para cubrir el incremento de la matrícula, que se produce cada año, y las aulas de desdoble, que estamos por debajo: tenemos 27 clases y debería de haber 32». No les falta espacio en el recinto para construir otro aulario.

Por su parte, la directora general de Centros Educativos, María Remedios Lajara, respondió el viernes que «se trata de un proyecto en fase de estudio; aún no está cerrado». «El lunes nos pondremos en contacto con el centro para tomar una decisión conjunta», añadió la responsable.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos