Cae una red juvenil que saqueaba casas en el Mar Menor

La Guardia Civil sorprende a cuatro presuntos integrantes del grupo con un televisor y gran cantidad de alimentos sustraídos

LA VERDAD

Les sorprendieron con las manos en la masa. La Guardia Civil, con la colaboración de la Policía Local de Cartagena, ha desmantelado una banda juvenil dedicada a saquear viviendas del Mar Menor. La operación se salda con la detención de los cuatro presuntos miembros del grupo, según informó ayer el Instituto Armado. Se trata de cuatro jóvenes, de entre 19 y 21 años y de nacionalidad marroquí, que residen en Cartagena. Afrontan presuntos delitos de robo con fuerza.

El detonante de esta operación se produjo el 14 de febrero, cuando unos vecinos alertaron a los agentes de que habían visto al grupo de jóvenes transportando un televisor de grandes dimensiones y cantidad de alimentos desde la localidad cartagenera de Los Urrutias hasta El Algar.

Tras recibir la alerta, y ante la sospecha de que esos objetos pudiesen provenir de un robo, los agentes salieron al paso del grupo juvenil, logrando localizarlos poco después. Según explicaron fuentes del Cuerpo, los sospechosos llevaban encima el citado televisor de gran tamaño, además de gran cantidad de alimentos. Concretamente, a los acusados se les incautaron una veintena de botellas de aceite, 60 latas de conserva, seis botellas de bebida y una decena de relojes, entre otros efectos, que ya han sido devueltos a sus propietarios. También se hallaron en su poder diversas herramientas que podrían haber sido utilizadas para cometer los robos.

Sospechan que la banda saqueó de una vez cuatro viviendas en un edificio de Los Urrutias

Las pesquisas continúan

Tras localizar este botín, los agentes comenzaron a indagar y comprobaron que poco antes, ese mismo día, habían sido asaltadas cuatro viviendas de un edificio cercano de Los Urrutias. Los objetos que los jóvenes llevaban encima se correspondían con esos golpes, según explicaron las fuentes.

La Benemérita sigue adelante, no obstante, con sus pesquisas para determinar si el grupo se encuentra detrás de otros golpes en la zona o si pudiera haber otros implicados. Por el momento los sospechosos, algunos de ellos con antecedentes por delitos similares pese a su juventud, pasaron a disposición de un juzgado de instrucción de Cartagena.