Jóvenes sufíes de varios países se citan en La Manga

Participantes en el encuentro, en La Manga. / j. f. r.
Participantes en el encuentro, en La Manga. / j. f. r.

Medio millar de asistentes han participado en el congreso

JUAN F. ROBLES L A MANGA

Medio millar de personas, en su mayoría musulmanes sufíes, han participado en este periodo navideño durante cinco días en un seminario y un congreso desarrollados en varios hoteles de La Manga bajo el título 'Al-Ándalus, tierra de convivencia: entre mito y realidad'. Durante este encuentro, se han programado conferencias, charlas y actividades para jóvenes con el objetivo de transmitir la cultura de la paz.

La organización de evento ha elegido las costas de la Región para el desarrollo de este congreso con motivo del 800 aniversario de Abu al-Abbas al Mûrsi (1219-1281), un maestro sufí nacido en la ciudad de Murcia, cuya influencia ha sido muy relevante a pesar de no dejar textos escritos. La mezquita más importante de Alejandría, construida en 1775, lleva su nombre.

Estos encuentros han sido promovidos por el Cheikh Khaled Bentounes, fundador de Aisa ONG Internacional que organiza el congreso. Bentounes logró que la ONU declarase, por unanimidad de los 193 estados miembros, el Día Internacional de la Convivencia en Paz que se celebra el 16 de mayo.

La cultura de la paz fue la protagonista del encuentro entorno a la figura del murciano Abu Abbas al Mûrsi

Entre los participantes, destacó la presencia de más de 120 jóvenes procedentes de países como Francia, Marruecos, Argelia, Benin, Alemania, Holanda, Suiza y Canadá, que han desarrollado talleres para acercarse al patrimonio histórico, cultural y espiritual de las experiencias vividas en estas tierras por diversas comunidades judías, cristianas y musulmanas.

«Hoy más que nunca -afirman desde la organización del congreso-, la juventud necesita tener acceso a discursos y puntos de referencia constructivos que le permita contrastar falsas noticias, incitaciones al odio y otras teorías conspiratorias. Más allá de su simple expresión, la convivencia en paz está demostrando ser respuesta a los males de hoy en día, tal como fue una realidad en el Al-Ándalus medieval, donde convivieron en paz tres culturas».

A través de exposiciones, mesas redondas y otras actividades, se ha puesto en valor la experiencia en común de las tres religiones. «Abrir un debate sobre la historia de esta época y el testimonio de una convivencia entre las comunidades judías, cristianas y musulmanas puede ayudarnos en Europa para superar las crisis de identidad, sociales y migratorias, que agravan y nutren antagonismos, que fomentan la violencia y que generan odio», destacan los organizadores.

Cultura de paz

Y es que están convencidos de que «este tiempo de reflexión fraterna compartida fortalecerá la convicción de quienes quieren trabajar juntos para la reconciliación de la familia humana y la promoción de una cultura de paz».

La ONG internacional Aisa trabaja para la creación de una cultura de paz e igualdad de género al servicio de la humanidad, mediante su contribución a través de cuestiones espirituales y éticas a la promoción y consolidación de la convivencia entre civilizaciones y religiones. De hecho, está reconocida por Ecosoc (Consejo Económico y Social de Naciones Unidas) como una organización no gubernamental (ONG) que cuenta con un estatus consultivo especial a la hora de facilitar la comprensión de los principios básicos de no discriminación, igualdad de género, progreso social y cultura.