Identifican a tres menores por la presunta agresión sexual a una chica de 15 años

Unas menores, ayer, en las inmediaciones del punto libre de acoso al que se dirigió la adolescente de 15 años tras sufrir supuestamente una agresión sexual en la Zona Joven. / VICENTE VICÉNS / AGM
Unas menores, ayer, en las inmediaciones del punto libre de acoso al que se dirigió la adolescente de 15 años tras sufrir supuestamente una agresión sexual en la Zona Joven. / VICENTE VICÉNS / AGM

El análisis clínico que se le realizó en el hospital de Caravaca de la Cruz a la adolescente revela la presencia de barbitúricos

Jorge García Badía
JORGE GARCÍA BADÍA

Logró zafarse de sus tres presuntos agresores y corrió desesperada hasta el punto libre de acoso para pedir auxilio. La Guardia Civil ha abierto una investigación para esclarecer un supuesto delito de abuso y agresión sexual a una menor de edad, de solo 15 años, que se produjo durante la pasada madrugada del lunes en la Zona Joven de Cehegín.

La madre de la víctima, según ha podido saber 'La Verdad', expuso en su denuncia a los agentes que su hija estaba en una barraca del recinto ferial, junto a un amigo que la había invitado, y que «comenzó a encontrarse mareada y con sueño, notando cómo le realizaban tocamientos en sus partes íntimas hasta que se durmió». La menor, tal y como confirmó a este diario el concejal de Seguridad Ciudadana, Joaquín López Carreño, se encontraba «en la barraca número 65 de la Zona Joven, ubicada en el parque Ginés Ibáñez».

La madrugada del lunes estaba prevista la actuación de tres DJ's y el edil precisó que en la citada barraca, denominada 'Levis'to borracho', «estaban solos» los tres chicos con la chica. «Parece que le dieron de beber». La menor se durmió y, pasado un tiempo, cuando logró despertar, según López Carreño, «los tenía encima y la estaban tocando». En ese momento se inició un forcejeo entre la víctima y los presuntos agresores. «Se los quitó de encima y salió corriendo para pedir auxilio», indicó el edil.

La barraca donde ocurrió el ataque sigue abierta, pero el Ayuntamiento pide que se expulse a los implicados

Este año, por primera vez en la historia de las fiestas, la Concejalía de Mujer e Igualdad ha habilitado un punto libre de acoso, lo que se denomina un punto violeta, con el objetivo de prevenir y denunciar agresiones sexistas, de género y conductas machistas. La menor corrió hacia el citado punto, justo a las espaldas del Escenario Joven, porque también hay presencia de la Policía Local, así como un hospital de campaña, con voluntarios de Protección Civil.

«Un médico le realizó un reconocimiento y, posteriormente, fue derivada al hospital comarcal de Caravaca de la Cruz para realizarle una exploración más exhaustiva», subrayó el concejal. La exploración, entre otros objetivos, pretendía aclarar el alcance de la agresión. «No hubo penetración, solo tocamientos», aseguró el edil. De momento, los análisis clínicos desvelaron la presencia de barbitúricos en el cuerpo de la joven.

La supuesta agresión se produjo sobre las tres de la madrugada y horas después, gracias al testimonio de la propia víctima y la labor de la Policía Local y de la Guardia Civil, se logró localizar a los sospechosos. «No se les detuvo por tratarse de menores de edad», detalló el edil. «Tienen entre 15 y 17 años y carecen de antecedentes». La Concejalía de Seguridad Ciudadana puso en marcha el protocolo y esa misma noche fueron localizados los padres de la joven para que interpusieran una denuncia. «Nunca se ha producido un incidente tan grave en las fiestas», lamentó López Carreño.

Campaña de concienciación

Dos de los tres menores identificados pertenecen a la barraca 65, denominada 'Levis'to borracho', y que ayer seguía abierta. «Es una de las barracas que más se implica en las fiestas y no nos ha parecido justo cerrarla porque el resto de integrantes no ha tenido nada que ver en esto», explicó el edil. «Les hemos instado a que expulsen a los dos miembros identificados por la Guardia Civil».

La presunta agresión sexual fue el asunto más comentado ayer durante la celebración del día grande de la Virgen de las Maravillas. La titular de Mujer e Igualdad, Antonia Fernández, reconoció que lo sucedido «es un tema delicado». Fernández recordó que su departamento habilitó un punto libre de acoso (violeta) y repartió camisetas y folletos bajo el lema: 'Si no hay un «sí», es «no»'. «El objetivo era educar y concienciar en las fiestas contra las agresiones sexistas, las conductas machistas y la violencia de género. Al final, por desgracia, se ha tenido que utilizar ese punto». Un equipo de la Policía Judicial, del puesto que la Guardia Civil de Caravaca, asume la investigación, de la que ya tiene constancia la Fiscalía de Menores de Murcia.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos