Desvalijan dos viviendas en Blanca durante la procesión de la Virgen del Pilar

Una de las ventanas con la reja forzada por los cacos. / J. A. MORENO
Una de las ventanas con la reja forzada por los cacos. / J. A. MORENO

Los ladrones se llevaron dinero en efectivo y joyas después de vigilar a los habitantes de las casas, entre quienes están las damas de honor de las fiestas de la Estación

J. YELO

El temor y la preocupación se han apoderado de los vecinos de la Estación de Blanca a raíz de la oleada de robos que han sufrido en los últimos meses. Los dos últimos ocurrieron en la noche del pasado viernes, en apenas dos horas, y mientras cientos de personas presenciaban en la tradicional procesión de la Virgen del Pilar, patrona de la pedanía. Según fuentes de la Guardia Civil, los ladrones perpetraron los robos en un chalet y en una vivienda separados por apenas un kilómetro de distancia, ambas vacías en el momento del asalto.

En la primera vivienda, en el paraje de Lomas de Pinar, los cacos arrancaron la ventana con un hierro, accedieron a las habitaciones, removieron cajones y armarios y se apoderaron de joyas y más de mil euros. El robo se perpetró después de las nueve de la noche, pues media hora antes habían salido la madre junto a sus dos hijas mellizas para participar en la procesión. De hecho, las jóvenes habían sido elegidas damas de honor de las fiestas. Al regresar al chalet, sobre las once menos cuarto de la noche, la madre encontró la puerta de la cocina abierta y ya supo que le habían robado. Los autores, al menos dos y ayudados de un tercero que vigilaba la zona, según las fuentes del Instituto Armado, se dejaron por el camino una tablet y 60 euros. La Policía Judicial estuvo trabajando ayer por la mañana en el lugar del suceso durante varias horas.

Nada más cometer el primer atraco, los ladrones se dirigieron a una vivienda de la calle del Pino, a la que accedieron por una de sus ventanas. Allí también revolvieron todas las habitaciones para apoderarse de 1.800 euros en metálico, joyas, cámara de fotos y una tablet. Al terminar, salieron por la puerta principal. El propietario de esta vivienda, Jesús R.M. de 51 años, natural de Blanca y empleado de un almacén de frutas de Abarán, se mostró seguro ante 'La Verdad' de que los cacos también los estaban «vigilando» para cometer el robo en el mejor momento. «Llevamos viviendo en esta casa siete meses. Mi hija se fue a la procesión a las nueve menos diez de la noche». Un caso muy similar al de sus vecinos. Además, los ladridos de los dos perros que había en la vivienda se 'desactivaron' por los cohetes que se lanzaron en la procesión.

Asimismo, una tercera vivienda pudo ser también objeto de atraco, justo enfrente de la segunda asaltada. Su dueña, sin embargo, escuchó ruidos, empezó a gritar y al parecer ahuyentó a los ladrones. Fuentes cercanas a la investigación señalan que la Guardia Civil tiene cercados a los autores de estos robos.

 

Fotos

Vídeos