Desmantelan un grupo criminal que robaba baterías en instalaciones de telefonía móvil

LA VERDADMurcia

La Guardia Civil desarticuló un grupo criminal presuntamente dedicado al robo de baterías en distintas instalaciones propiedad de una compañía de telefonía móvil. Según informan fuentes de la Benemérita, dos toneladas de esos productos fueron recuperadas en distintos centros de reciclaje de Murcia, Cartagena, La Unión y San Javier. Tres personas fueron detenidas como presuntas autoras de, al menos, quince delitos de robo con fuerza, receptación y estragos en bases estratégicas de telefonía móvil.

La investigación se inició a finales del pasado año, cuando agentes del Equipo ROCA (contra robos en el campo) tuvo conocimiento de varios robos cometidos en casetas propiedad de una compañía de telefonía móvil, ubicadas en distintos municipios de la Región, de donde habían sido sustraídas numerosas baterías. La empresa perjudicada evaluó los daños y perjuicios económicos en cerca de 50.000 euros.

Las inspecciones permitieron averiguar que los robos se habían cometido con el mismo 'modus operandi': Los sospechosos habían accedido rompiendo el vallado perimetral que protege las instalaciones para, después, con una palanca, extraer los ventiladores del aire acondicionado, acceder por ese hueco y apoderarse de las baterías. Los investigadores identificaron un vehículo de alquiler que había sido visto por las zonas afectadas. La persona arrendataria, una mujer, se había establecido en La Manga del Mar Menor junto a su compañero sentimental, un joven experto en electricidad y en instalaciones de telefonía móvil, con antecedentes policiales. Los agentes inspeccionaron numerosos centros de reciclaje en la búsqueda de los materiales sustraídos y localizaron, en cinco establecimientos de Murcia, Cartagena, La Unión y San Javier, un total de dos toneladas de baterías.