Desmantelan una banda juvenil dedicada a atracar a viandantes en Fuente Álamo

Efectos incautados durante la 'operación Zenda'./LV
Efectos incautados durante la 'operación Zenda'. / LV

Hasta el momento se ha esclarecido una veintena de delitos de robo con violencia e intimidación, aunque no se descarta su participación en más hechos delictivos

LA VERDAD

La Guardia Civil de la Región de Murcia desarrolló la 'operación Zenda', una investigación centrada en esclarecer un elevado número de robos con violencia cometidos en Fuente Álamo, que se saldó con la desarticulación de un grupo delictivo integrado por doce jóvenes de la localidad, a los que se les atribuye, hasta el momento, la presunta autoría de una veintena de robos.

Las actuaciones se iniciaron a principios de año, cuando la Guardia Civil detectó un incremento de robos con violencia e intimidación cometidos contra viandantes en Fuente Álamo, unos hechos que habían originado cierta alarma social entre la población. La mayoría de hechos delictivos se materializaban durante la noche y la madrugada en calles poco transitadas de la localidad. Las víctimas eran observadas por los autores hasta que se encontraban solas y en zonas aisladas. Una vez determinada la viabilidad del robo, el grupo asaltaba a las víctimas por sorpresa, las tiraban al suelo y las golpeaban mientras uno de los autores les sustraía los efectos que portaban, generalmente el teléfono móvil y el efectivo que llevara en ese momento, así como otros efectos personales de valor. Varias víctimas sufrieron lesiones durante la comisión del robo y que su agresividad estaba aumentando en los últimos hechos, llegando a producir, en algunas ocasiones, lesiones con arma blanca.

El dispositivo de búsqueda culminó con su localización y detención como presuntos autores de delito de robo con violencia e intimidación, lesiones y pertenencia a grupo criminal. Durante el desarrollo de la operación se efectuó la entrada y el registro de cinco inmuebles en los que se ha incautado un elevado número de teléfonos móviles y otros efectos presuntamente utilizados para la comisión de los robos. Algunos de ellos ya han sido devueltos a sus legítimos propietarios y otros quedaron en depósito en dependencias policiales a la espera de ser identificados por sus propietarios.

En el desarrollo de la operación, la Guardia Civil ha contado con la colaboración de la Policía Local de Fuente Álamo. La operación 'Zenda', que aún continúa abierta. Los detenidos –marroquíes, de entre 17 y 30 años de edad, residentes en Fuente Álamo y algunos de ellos con antecedentes por delitos similares–, los efectos incautados y las diligencias instruidas han sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción de Cartagena.