Defensa cederá edificios de la base aérea de Los Alcázares para proyectos culturales

La ministra y el alcalde firman el acuerdo en presencia de otros cargos, ayer. / a. s.
La ministra y el alcalde firman el acuerdo en presencia de otros cargos, ayer. / a. s.

La ministra y el alcalde firman el acuerdo que abre la puerta al uso de algunos de los edificios

Alexia Salas
ALEXIA SALAS

Los edificios donde germinó la aviación española se convertirán en aulas de enseñanza, salas de exposiciones y conferencias, e incluso de audiciones musicales. La ministra de Defensa, Margarita Robles, firmó ayer un convenio con el alcalde, Mario Pérez Cervera, por el que se crea una comisión que, integrada por técnicos ministeriales, la Academia General del Aire y el Ayuntamiento de Los Alcázares, decidirá cuáles son los edificios que cederá al Consistorio para uso cultural.

Robles visitó el histórico aeródromo el pasado mes tras las inundaciones y se comprometió con el alcalde a formalizar los trámites de la cesión de algunos edificios que no tienen uso asignado por el Ejército del Aire. Entre el patrimonio histórico con más probabilidades de formar parte de la gestión municipal está el hospital botiquín, uno de los ejemplos más vistosos de la arquitectura mediterránea de primeros del siglo XX, cuya fachada luce el rokiski, la insignia alada que la infanta Beatriz de Sajonia, esposa del Infante de Orleans, diseñó precisamente durante su estancia en Los Alcázares, ya que el aristócrata piloto dirigió la base durante sus primeros años.

El alcalde quiere que el edificio de telecomunicaciones, que cuenta con un decorado en azulejos artesanos sobre el Quijote, forme parte de las donaciones que Defensa realice al municipio con el fin de ocuparse de su rehabilitación para actividades docentes y culturales. «Es un sueño para Los Alcázares recuperar parte de su historia y convertirla en actividad que genere atracción turística y cultural en unos momentos tan dolorosos después de las peores inundaciones que recordamos», explicó el alcalde. Este acuerdo desbloquea la negativa que durante los últimos años ha mantenido el Ministerio a compartir o ceder instalaciones del aeródromo costero. Entre las posibilidades que se abren en la base aérea, el regidor no descarta la propuesta que piensa realizar a la Universidad de Murcia para que instale en el recinto militar un nuevo campus con la Facultad de Turismo. «Sería el lugar idóneo, en unas aulas históricas y con un enorme potencial turístico», señaló Cervera.