Decenas de voluntarios retirarán basura de diez espacios naturales de la Región

La directora general de Medio Natural, Consuelo Rosauro, durante la presentación de la campaña. / CARM
La directora general de Medio Natural, Consuelo Rosauro, durante la presentación de la campaña. / CARM

La Sierra de Ricote, El Valle, la playa de Bolnuevo y el río Guadalentín son zonas donde se va a actuar dentro de la campaña '1m2 por la naturaleza'

EPMURCIA

Miles de voluntarios participan el 15 de junio en una recogida de residuos nacional en la tercera campaña '1m2 por la naturaleza', iniciativa popular de retirada de residuos del medio natural promovida por SEO/BirdLife y Ecoembes en 200 puntos de España, diez de ellos en la Región.

Decenas de personas se dedicarán a limpiar varias zonas como son la cabecera del río Chícamo, la Sierra de Ricote, el campo de Murcia, el santuario de la Fuensanta y sus alrededores, El Valle y Carrascoy, el río Guadalentín, las playas de Bolnuevo y La Llana, el Segura a su paso por Puente Tocinos, las Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar y el tramo de la vía verde entre Molina de Segura y sus pedanías.

En la jornada colaboran ayuntamientos como los de Murcia, Mazarrón, San Pedro del Pinatar, Molina de Segura, Lorca, Abanilla y Ricote. También centros escolares, asociaciones de consumidores y medioambientales, grupos escultistas, clubes de buceo y particulares. La tercera edición se integra dentro del proyecto Libera, cuyo objetivo es ayudar a concienciar y movilizar a la ciudadanía para mantener los espacios naturales libres de residuos. En este sentido, la directora general de Medio Natural, Consuelo Rosauro, destacó «el firme compromiso del Gobierno regional con la defensa y preservación del medio ambiente para las generaciones futuras», señaló Rosauro.

El año pasado, 11.000 voluntarios se volcaron contra la 'basuraleza' -término utilizado por los organizadores para referirse al abandono de residuos en entornos naturales- en 415 puntos del territorio nacional con el objetivo de contener en parte el vertido de plástico en los océanos, «procedente del entorno terrestre hasta en un 80%», apuntan los organizadores.