La Comunidad reforzará laderas del Valle de Ricote para acabar con la caída de rocas

Mallas, en uno de los montes en los que se actúa en Blanca. / carm
Mallas, en uno de los montes en los que se actúa en Blanca. / carm

Una inversión regional de más de 1,2 millones permitirá mejorar la seguridad de los vecinos de Blanca, Ulea y Ojós

JESÚS YELO

Una inversión de más de 1,2 millones de euros por parte del Gobierno regional permitirá reforzar laderas en tres municipios del Valle de Ricote y evitar así posibles desprendimientos. Este proyecto de consolidación de montes se desarrollará en lo que resta de este año y principios de 2020 en diferentes zonas de Blanca, Ulea y Ojós, municipios que comparten características geológicas similares, propensas al desprendimiento y caída de rocas, según explicaron fuentes de la Comunidad.

Las obras de estabilización y defensa, que ya se están ejecutando en las localidades de Blanca y Ulea para extenderse próximamente a Ojós, consistirán en la instalación de dos tipos principales de elementos de contención, como son las barreras dinámicas y las mallas.

En el primer caso, se trata de la colocación de unas vallas de gran resistencia, capaces de detener un impacto equivalente al que produciría una roca de veinte toneladas a una velocidad de cien kilómetros por hora. La otra técnica empleada consiste en el embolsamiento, es decir, en la instalación de mallas de gran resistencia que envuelven a las rocas y que se fijan al suelo mediante cables de gran resistencia y pilotes clavados en la propia roca.

La directora general de Medio Natural, Consuelo Rosauro, señaló que se trata de actuaciones preventivas con las que se pretende proteger el casco urbano de estos municipios «ante los posibles desprendimientos o caídas de rocas, un problema recurrente en esta zona y que puede verse agravado con episodios de lluvia, y que está relacionado con la composición geológica de estos montes».

En concreto, los montes ubicados en el Valle de Ricote se caracterizan por el contraste entre materiales geológicos blandos en las zonas bajas (margas y arcillas) y duros en la cima (conglomerados y calcarenitas del Mioceno). Esto hace que la erosión de los materiales blandos deje los materiales duros en voladizo o con apoyos desiguales, lo que puede generar su fractura y el desprendimiento ladera abajo de los bloques desprendidos.

De esta forma, en Blanca se embolsarán nueve bloques de gran tamaño, labores en las que se invertirán 795.437 euros. En Ulea, mientras tanto, se completará la obra preexistente con la instalación de cincuenta metros de barrera dinámica y el embolsamiento de un gran bloque de roca, actuaciones que cuentan con un presupuesto de licitación de 70.575 euros y 194.404 euros, respectivamente.

Estos trabajos se desarrollarán en las laderas colindantes con ambos municipios de los montes de utilidad pública La Navela, El Solán, La Muela y Montoro y La Solana, Las Lomas, La Navela y La Serrata.

Por último, en Ojós se ejecutará la obra de defensa de la calle Ramón y Cajal mediante la colocación de 190 metros de barreras dinámicas, presupuestadas, en este caso, en 233.153 euros. Todas estas actuaciones están cofinanciadas por la Comunidad Autónoma y el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Común (Feader).