Los comercios costeros dejan de ingresar «miles de euros al día» por los 'manteros'

Vecinos y turistas caminan por el paseo marítimo del Puerto de Mazarrón, ayer, donde los 'manteros' venden cada tarde prendas falsificadas. / Pablo Sánchez / agm
Vecinos y turistas caminan por el paseo marítimo del Puerto de Mazarrón, ayer, donde los 'manteros' venden cada tarde prendas falsificadas. / Pablo Sánchez / agm

«Estamos cansados de que el problema vaya en aumento cada año», denuncian los empresarios de Águilas y Mazarrón

JUAN RUIZ PALACIOS y ALEXIA SALAS

Están hartos de ver cada verano cómo la gente compra ropa falsificada a los 'manteros' que durante la época estival hacen el agosto en las principales zonas del litoral murciano. Esta actividad ilegal, denuncian los comerciantes de Mazarrón y Águilas -los dos municipios más afectados-, aumenta cada año y provoca a los establecimientos que dejen de ganar varios miles de euros diarios. «Ya no sabemos qué hacer para que se ponga fin a este problema. Somos conscientes de que es complicado erradicar este tipo de actividades, y más aún a nivel municipal. Pero algo hay que hacer», lamentan los comerciantes.

El concejal aguileño Tomás Consentino asegura que «cada vez se ven menos 'manteros'. Hay una ordenanza aprobada que regula la venta ambulante ilegal en el municipio». Sin embargo, desde la Asociación de Comerciantes e Industriales de Águilas (Acia) denuncian que «hay 'manteros' todos los días, dependiendo del horario, y es algo que va en aumento. Por las mañanas recorren las playas y por las noches se instalan en el paseo Parra y en la zona de La Colonia». Añaden que «vender pulseras de plástico no nos perjudica. Lo que nos afecta es la venta de prendas deportivas y falsificaciones de calzado, ropa interior y camisas. Ahora es difícil hacer estimaciones». Los pequeños empresarios aguileños confiesan que «las ventas en nuestros establecimientos se triplican durante el verano. El problema está en el trasfondo: se le está dando de comer a mafias que explotan a los pobres vendedores».

En Mazarrón, el Ayuntamiento aprobó recientemente un plan «urgente» contra la venta ambulante ilegal. La alcaldesa, Alicia Jiménez, explica que «es una medida global en favor de la seguridad ciudadana, para defender a los empresarios locales y atender a personas que en situación vulnerable se ven obligadas a ejercer una actividad fuera de la ley». La medida contempla «un incremento de la actuación policial, la coordinación de las fuerzas de seguridad y la atención desde los Servicios Sociales para atender la situación de estos vendedores», apunta la regidora.

«El pasado fin de semana contamos unas 80 mantas en el paseo», lamentan los empresarios mazarroneros

Las zonas más afectada por los 'manteros' en el Puerto de Mazarrón son el paseo marítimo, el mercado semanal de los domingos y las playas. La presidenta de la Asociación de Comerciantes de Mazarrón (Acoma), Eulalia García, afirma que «el Ayuntamiento y la Delegación del Gobierno nos dijeron que iban a poner una solución, pero todo sigue igual». García asegura que «este año estamos haciendo la mitad de caja que el año pasado por estas fechas».

Los comerciantes sostienen que «dejamos de vender diariamente una media de 200 euros por culpa de los manteros; miles de euros al día. El pasado fin de semana contamos más de 80 mantas instaladas en el paseo marítimo. Y en el mercado del domingo se ponen en cualquier sitio».

Con la nueva ordenanza, el Ayuntamiento gratificará con 150 euros a los policías que levanten tres actas. Si los agentes denuncian a cinco extranjeros por venta ambulante, la cifra alcanzará los 500 euros. «La productividad es por cumplir el plan, no por multar», aclara la alcaldesa.

No prospera en el Mar Menor

La venta ilegal de la manta blanca no ha prosperado en el entorno del Mar Menor. Ni los comerciantes ven en los 'manteros' una amenaza ni la Policía los tiene en el centro de su objetivo, más allá de la vigilancia habitual de la venta ambulante ilegal. Solo algunos casos esporádicos han requerido de la presión policial, como son los lugares habituales del 'top manta' en las localidades costeras: la avenida Río Nalón de Los Narejos, el paseo marítimo de La Ribera, El Zoco de La Manga y el entorno de la feria de Lo Pagán.

«Hubo una llegada más abundante de 'manteros' hace unos años porque la Policía Local de Torrevieja actuó de manera más contundente, pero ya no son tan numerosos», explica el portavoz de la Asociación de Empresarios de San Pedro del Pinatar, José Luis Oliván. No faltaron las quejas de los vendedores de los puestos de la explanada, que se sentían en desventaja ante las exigencias fiscales del Ayuntamiento. Pero la situación ha cambiado. Al menos así lo confirma la concejal de Seguridad, Ángela Gaona, quien asegura que «la unidad de Playas de la Policía ha logrado reducir tanto los hurtos que había en las zonas de aparcamiento cercanas a la costa como la presencia de 'manteros'». La edil destaca «la labor de prevención que hicimos con agentes de patrulla a pie, que puede que haya animado a algunos manteros a buscar otras zonas».

También la Policía Local de San Javier señala la vigilancia en las 'zonas calientes' de la venta en mantas como la causa de «un verano tranquilo y sin quejas de los comerciantes». Tan solo en el paseo marítimo de La Ribera se puede ver ya a algunas familias de origen sudamericano que venden en el suelo sus juguetes, sombreros y telas decoradas.

En Los Alcázares, los agentes municipales saben que la avenida Río Nalón suele ser una zona del gusto de los 'manteros' por el intenso tráfico de extranjeros de vacaciones. «Hacen rutas de mañana y tarde a pie, y eso disuade a los vendedores ilegales, que se van marchando de esa zona. Hay noches que ya ni aparecen», explica el concejal de Seguridad, Nicolás Ruiz.

En Cartagena también se han detectado menos 'manteros' que otros años. «Este verano solo se han hecho cuatro intervenciones en las que se ha decomisado mercancía», informan desde la Policía Local.

 

Fotos

Vídeos