Cientos de personas se manifiestan por los pozos ilegales del río Mula

Participantes en la marcha de protesta, ayer, en Bullas./J. L. P.
Participantes en la marcha de protesta, ayer, en Bullas. / J. L. P.

La marcha, desde los parajes del Salto del Usero y Fuente Mula, sirvió para reivindicar a la CHS el cese inmediato de la extracción de agua

José Luis Piñero
JOSÉ LUIS PIÑEROMula

Más de 600 personas marcharon ayer a la cabecera del río Mula, desde los parajes del Salto del Usero y Fuente Mula, para reivindicar a la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) que acabe con los pozos y extracciones ilegales de agua, que «son gran parte del problema de la inexistencia de un caudal mínimo, natural y ecológico en el río Mula», advirtió el concejal de Medio Ambiente de Bullas, Juan Valera.

La manifestación de protesta estaba enmarcada dentro de la programación de Junio Verde, con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente, con el objetivo de exigir y requerir a la CHS que elabore un plan para dotar de caudal ecológico el río, ejecutando las medidas necesarias para que el curso de agua exista a partir del nacimiento de la Fuente Mula.

«No se trata de ir contra los agricultores ni contra ninguna comunidad de regantes, cuyas concesiones son totalmente legales por derecho, y donde muchas familias viven de las tierras que riegan estas aguas, pero sí se trata de que la CHS establezca un plan de gestión adecuado a las demandas agrícolas y ambientales», explica Valera, quien añade que «tenemos que ir todos juntos de la mano y demandar que parte de los gastos de los regantes sean asumidos por la CHS para dotar de un caudal mínimo el río desde su nacimiento».

Los ayuntamientos de la cuenca demandan un caudal ecológico mínimo desde hace años

El caudal ecológico es demandado desde hace años. Y es que los escasos recursos hídricos que fluyen por el río en los tramos de la cuenca baja (Puebla de Mula, Baños de Mula, Albudeite y Campos del Río) han provocado en varias ocasiones la muerte de los pocos peces y otras especies de fauna que dependen de su agua.

Esta circunstancia provocó la alarma en los municipios de Albudeite y Campos del Río, cuyos equipos de gobierno municipal ya denunciaron la situación. Pero fue en la pedanía de la Puebla de Mula, en agosto del 2016, donde pudieron verse los peores efectos de la nula circulación de agua por el río Mula: aparecieron peces muertos en una poza de río desecada, bajo el puente de la autovía Río Mula-Noroeste, aunque nunca se identificó a los responsables de esa desecación.

Este hecho empezó a levantar críticas por parte de los ayuntamientos de la comarca del Río Mula en torno a las medidas que la CHS no tomaba para mantener el caudal el río en un estado saludable, más concretamente desde la presa de Pliego y el embalse de La Cierva. Además, a esta circunstancia se le suma la explotación de tomas, pozos ilegales y fincas «que carecen de derechos de explotación», así lo explicaban los primeros ediles de los municipios por los que se extiende la cuenca del río en una reunión que mantuvieron hace dos años. Desde los ayuntamientos solicitaron al presidente de la CHS que pusiera vigilancia y realizara un control más exhaustivo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos