La Audiencia revoca la condena al exalcalde de Torre Pacheco por el 'caso de la permuta'

Daniel García Madrid, a la derecha, junto al letrado José Pardo Geijo, llegando al Consistorio pachequero en 2008. / j. m. rodríguez / agm
Daniel García Madrid, a la derecha, junto al letrado José Pardo Geijo, llegando al Consistorio pachequero en 2008. / j. m. rodríguez / agm

El tribunal absuelve a Daniel García Madrid del delito de prevaricación y anula la pena de cinco años de inhabilitación que le impuso un juzgado de lo Penal de Cartagena

Ricardo Fernández
RICARDO FERNÁNDEZ

La Sección Quinta de la Audiencia Provincial, con sede en Cartagena, ha anulado una condena por prevaricación dictada en febrero del año pasado contra el exalcalde de Torre Pacheco, Daniel García Madrid, por la que un juzgado de lo Penal le impuso una pena de cinco años de inhabilitación por una permuta de terrenos pretendidamente ilegal. El tribunal ha estimado el recurso presentado por la defensa del antiguo primer edil pachequero (PP) y ha dictado una nueva sentencia absolutoria, al estimar que los hechos por los que fue condenado no constituyen delito y que la propia sentencia condenatoria dictada en su día incurre en contradicciones evidentes.

En concreto, el Juzgado de lo Penal número 2 de Cartagena estableció hace un año que Daniel García Madrid incurrió en prevaricación cuando procedió, en septiembre de 2006, a dictar una «providencia» y a incoar un expediente de permuta de unos terrenos municipales, «carente de motivación alguna», con una sociedad de Polaris World denominada Mar Menor Golf Resort SL. La resolución del alcalde se adoptó, según aquella sentencia, «sin expediente administrativo previo, informe o dictamen de ningún tipo» y sin unas «mínimas consideraciones de tipo técnico, económico o jurídico que amparasen o acreditasen su necesidad concreta por razones de interés público». Tampoco se justificó la razón por la cual se acudió a la figura excepcional de la permuta para enajenar unos terrenos públicos, cuando podía haberse hecho por subasta.

Lo cierto es que finalmente, en 2007, se firmó la escritura de permuta entre un solar municipal de 34.800 m2, calificado como suelo urbano, y una parcela de 53.000 m2 de terreno rústico, perteneciente a Polaris World. El terreno público, que acabó sirviendo a la promotora para abrir un campo de golf, fue valorado por un arquitecto técnico municipal en casi 2,9 millones, mientras que el privado lo tasó en 2,4 millones.

La Sala resalta las contradicciones en las que incurrió el juez de lo Penal al dictar en febrero de 2018 su sentencia

Pese a que el juez consideró que García Madrid «tenía pleno conocimiento del carácter arbitrario» de ese cambio de terrenos, la Audiencia ha asumido ahora los argumentos jurídicos esgrimidos por los abogados defensores José y Raúl Pardo Geijo, quienes pusieron de relieve en su recurso que el relato efectuado por el magistrado de lo Penal en ningún caso describía conducta concreta alguna que fuera merecedora de una condena. Es más, señalan que existía una contradicción evidente en la propia sentencia, pues a la vez que mantenía que el entonces regidor pachequero era consciente del «carácter arbitrario» de la permuta, se señalaba que no había quedado acreditado que García Madrid hubiera llegado a un acuerdo ilícito con el arquitecto municipal para valorar injustamente ambos terrenos y beneficiar a Polaris World, en perjuicio del interés público. Y así lo ha asumido plenamente el tribunal.

El antiguo regidor llegó a estar un mes en prisión preventiva por este asunto

Daniel García Madrid, quien llegó a estar un mes en prisión preventiva por el denominado 'caso de la permuta' -una medida que derivó en un fuerte enfrentamiento entre el abogado Pardo Geijo y el juez Salvador Calero-, sale ahora libremente absuelto.

En favor de un arquitecto

El exalcalde de Torre Pacheco sí fue condenado en 2015 a diez años de inhabilitación por prevaricación, después de que el Tribunal Supremo confirmara la sentencia dictada por la Audiencia de Murcia contra el exregidor popular y dos de quienes fueron sus concejales, José Saura y Santiago Meroño; contra el arquitecto Francisco Cavas; y contra el antiguo interventor municipal, Miguel Pérez. Todos ellos fueron castigados con penas de inhabilitación para cargo o empleo público. Los hechos probados en la resolución pusieron de manifiesto que Daniel García Madrid y sus dos ediles participaron en distintas operaciones tendentes a evitar la pública concurrencia en contratos municipales, con el fin de que los mismos fueran adjudicados directamente al gabinete de arquitectos que lideraba Francisco Cavas.

En concreto, asignaron entre los años 2005 y 2007 una gran cantidad de contratos a dedo a ese profesional, por importe de 776.500 euros, incurriendo en irregularidades tan «evidentes, patentes, flagrantes y clamorosas», que el tribunal advirtió con ironía de que «lo difícil no es determinar qué precepto se ha vulnerado, sino averiguar cuál se ha cumplido».