«Yo no me he aferrado al cargo ni he incumplido nada; el pacto se rompió»

La alcaldesa, Ester Hortelano, posa el pasado viernes junto al río Segura, a su paso por Blanca. / vicente vicéns / agm
La alcaldesa, Ester Hortelano, posa el pasado viernes junto al río Segura, a su paso por Blanca. / vicente vicéns / agm

«Tal y como está la situación política, soy consciente de que voy a tener que negociar para llegar a pactos para conseguir la alcaldía»

JUAN RUIZ PALACIOS y J. YELO

Tiene la conciencia tranquila y hace un balance «positivo» de su corta pero intensa etapa como alcaldesa de Blanca. Ester Hortelano (Blanca, 1974) entró en el gobierno local en diciembre de 2016, después de que diera su fruto una moción de censura, presentada por el PP y Blanca Puede, contra el PSOE. «Lo que peor he llevado en estos dos años han sido los ataques personales y la tensión que había en los Plenos», confiesa la regidora, que afronta con «felicidad» que el PP haya pensado en ella para encabezar la candidatura a las municipales.

-¿Qué balance hace de su paso por la alcaldía de Blanca?

-Hago un balance positivo. Entró el PSOE por primera vez al gobierno local y lo hizo de una manera bastante apática. Llegaron con muchas ganas de cambio, pero creo que no aprovecharon esa oportunidad, porque se dedicaron más a arañar al PP que a poner en marcha iniciativas. Blanca pasó de ser un referente cultural a un pueblo parado, y la gente no se sentía atendida por los representantes políticos. Sin embargo, cuando accedí como alcaldesa, lo primero que hice fue ver qué necesitaban los ciudadanos y cuáles eran sus demandas.

-¿En qué ha cambiado el municipio en estos dos últimos años?

-Hemos arreglado la carretera MU-553 y hemos puesto en marcha diversos proyectos. La ampliación del centro social, la instalación del césped artificial en el campo de fútbol municipal, la remodelación de la barriada de la Estación de Blanca, las mejoras en las redes de saneamiento, la puesta en marcha de un comedor escolar en el CEIP Virgen del Pilar, la pavimentación de caucho y la sustitución de juegos en parques y jardines, y los trabajos de adecuación en el entorno del río Segura son algunas de las actuaciones que hemos podido llevar a cabo en estos dos años. Al final hemos tenido que optimizar los recursos limitados de nuestro municipio para poder realizar todas estas mejoras.

-¿Qué le ha faltado por hacer?

-Vamos a sustituir el alumbrado público por luces led, a remodelar los edificios antiguos y a hacer mejoras para mejorar la eficiencia energética. En el tintero se ha quedado la modernización y la ampliación del colegio Antonio Molina, pero es un proyecto que se va a redactar dentro de poco, aunque nos va a faltar un poco más de tiempo para que esta iniciativa pueda estar materializada. Y otra obra necesaria es la ampliación del polígono industrial; estamos ultimando la memoria ambiental para poner en marcha el plan parcial de San Roque. Tenemos mucha demanda de suelo industrial.

-¿Se esperaba que el PP pensara en usted para encabezar la candidatura a la reelección?

-Creo que he defendido los intereses de Blanca en estos dos años. He tenido que crecerme ante las adversidades y las dificultades que se han puesto en mi camino, y mi partido ha sabido valorar esto y respaldarme en todo momento. Así que estoy feliz y muy ilusionada de ser cabeza de lista.

-Primero gobernó el PSOE, que más tarde estuvo ligado con Blanca Puede. Después, se rompió ese pacto y ustedes presentaron una moción de censura con Blanca Puede para quitar al PSOE de la alcaldía...

-Una de las condiciones que pusimos para negociar con Blanca Puede fue que se desconectara de la marca de Podemos. Fue fácil llegar a un acuerdo, porque ellos vieron que el cambio para Blanca con el PSOE en el gobierno local no era el esperado. Hablamos con este grupo porque el interés general de Blanca era lo primero. Éramos personas comprometidas que queríamos devolver la ilusión a todos los vecinos.

-Cuando se llevó a cabo la moción de censura, el número dos en la lista del PP era Pablo Cano. Pero el PP regional optó por usted para que fuera la alcaldesa. ¿Este hecho supuso alguna fractura a nivel local dentro de su partido? Se lo pregunto porque solo quedan la edil Lucía Ato y usted de los seis concejales que salieron elegidos.

-Ese hecho no deterioró las relaciones entre nosotros. Para nada. Esa puede ser la sensación, pero no es así. Lo que queríamos era recuperar la alcaldía. En ese momento fui yo la elegida, pero todos hicimos equipo. Pablo Cano decidió salir para estar al frente del gabinete de comunicación de Teodoro García, en Madrid. Por eso dejó su cargo. Los demás concejales se marcharon por motivos justificados. Primero fue Rafael Laorden, y después dejaron sus puestos Juan Manuel Molina y Amador Ruiz por situaciones complicadas en sus vidas personales. Pero estas personas me siguen apoyando desde fuera y siguen estando ahí.

-Una de las condiciones del pacto que ustedes firmaron ante notario con Blanca Puede era que cada partido iba a estar en la alcaldía durante un año, pero al final no ha sido así. De hecho, usted ha sido muy criticada por seguir como alcaldesa y no ceder el bastón de mando en el último año de legislatura...

-(Piensa). Mire, me va a permitir... Lo que ha trascendido del pacto ha sido porque Blanca Puede ha querido darle publicidad en los medios de comunicación. Yo no voy a entrar ahora ni he entrado a valorar los términos de ese acuerdo. Lo que sí puedo decirle es que he cumplido hasta donde tenía que cumplir. Si el pacto se rompió no fue por culpa del PP. Yo no me he aferrado al cargo ni he incumplido nada.

-¿Entonces?

-El pacto comenzó a rodar bien y había buena relación. Pero al cabo de un año se produjeron desavenencias, descoordinación y afán de protagonismo. A partir de ahí es cuando se rompió. Y cuando algo se rompe, no se puede seguir con el resto de condiciones ni pautas acordadas.

-¿Qué le falta a Blanca?

-Blanca tiene que mejorar en infraestructuras.

-Las obras del nuevo puente sobre el Segura están paralizadas desde 2009. Y la oposición echa las culpas al PP...

-Los trabajos no están paralizados. Estamos trabajando con la Dirección General de Carreteras para financiar y hacer realidad un nuevo puente sobre el río Segura que se aproxime al primer proyecto, que se aprobó en 2009. Cuando el PSOE entró en 2015, encargó la redacción de un proyecto y se hizo una variante distinta a la de 2009, que partía la huerta tradicional, tenía condicionantes técnicos por parte de la CHS e invadía la zona de expropiación del embalse de Ojós. Y además no contaba con financiación para su ejecución. No está paralizado, seguimos trabajando para encontrar cómo financiar los proyectos.

-Estamos ante una situación política en la que los pactos tienden a ser necesarios...

-Soy consciente de que voy a tener que negociar y llegar a pactos. Lo peor es cuando priman los intereses partidistas en lugar del interés general. Soy una persona abierta al diálogo.

-¿Con quién no pactaría?

-No voy a pactar con quien no me respete y no plantee en positivo propuestas para Blanca.

-¿Qué ha sido lo más complicado?

-La agresividad y la falta de talante de algunos concejales de la oposición en los Plenos. Se han aprovechado mucho de la minoría del PP para hacer ataques personales, porque no han juzgado mi gestión como alcaldesa, sino que han entrado a otros aspectos que no tenían ninguna relación con las necesidades de Blanca.

Temas

Blanca