Activan un protocolo para evaluar los daños en el Mar Menor por las lluvias

El director general de Medio Ambiente, Antonio Luengo, el consejero Javier Celdrán y el alcalde de San Javier, José Miguel Luengo, ayer, en el Mar Menor. / ayto
El director general de Medio Ambiente, Antonio Luengo, el consejero Javier Celdrán y el alcalde de San Javier, José Miguel Luengo, ayer, en el Mar Menor. / ayto

Los afectados por las inundaciones en San Javier y Los Alcázares denuncian «la inacción de las administraciones»

Alexia Salas
ALEXIA SALAS

La Consejería de Empleo, Universidades, Empresa y Medio Ambiente activó ayer un protocolo de actuación urgente para evaluar los posibles efectos del último episodio de fuertes lluvias registrado en las últimas horas sobre el ecosistema del Mar Menor. Los científicos quieren saber cómo afectará al Mar Menor, aún convaleciente de la crisis ambiental de los últimos años, «la entrada brutal» de lodos que recibió anteayer con las lluvias de la madrugada anterior.

El chequeo se ha adelantado para evaluar la reacción de la laguna, aunque se mantendrán las mediciones durante unos días para observar la evolución, según informó ayer el portavoz del Comité Científico, Ángel Pérez Ruzafa. «Estas lluvias eran normales, con una periodicidad que el Mar Menor era capaz de digerir, pero cada vez son más agresivas y frecuentes», advierte el catedrático de Ecología de la Universidad de Murcia. «Si antes se producían cada seis u ocho años, ahora lo hacen cada dos, y cuando la laguna está aún convaleciente», explica Ruzafa, quien confía en «la capacidad que ha demostrado de recuperación, aunque no sabemos si le ha pillado aún débil».

A falta de conocer los nuevos valores ambientales de la laguna, el experto cree que «algunas zonas seguirán enfangadas y en otras se podrá evaluar un rastrillado». Le preocupan, sobre todo, «los efectos a medio y largo plazo en la caída de la salinidad, ya que el acuífero está lleno, de modo que produce una entrada constante de agua dulce, como ocurrió durante cuatro meses en 2016», apunta. Para evitar este desequilibrio, se inclina por «sacar agua del acuífero para el regadío».

El alcalde Luengo solicita con urgencia la creación de embalses y diques en las ramblas

El otro motivo de preocupación es el que más inquieta a los alcaldes de los municipios costeros, ya que la fuerza de arrastre de las riadas se llevó por delante las arenas que hace solo unos meses se habían extraído, más las que se trajeron de otras playas. Para Ruzafa, «es un proceso natural que las lagunas costeras se conviertan en marismas con estos procesos de colmatación, aunque hasta ahora se compensaba con el descenso del fondo marino».

El portavoz del Comité Científico frenó ayer las expectativas de los alcaldes, que piden «la entrada de maquinaria en las playas para recuperar las arenas arrastradas por las escorrentías», según reclamó ayer el regidor de San Javier, José Miguel Luengo, en cuyas playas los informes técnicos indicaron que se perdieron el día anterior 2.900 toneladas de arena. Para Pérez Ruzafa, «hay que estudiar playa a playa, ver dónde se puede redistribuir la arena, ver si en otras conviene un aporte puntual y, desde luego, en las zonas de entrada de rambla, crear plataformas de madera como soluciones para el baño, ya que sería desastroso dragar y también aportar constantemente arena».

Denuncias judiciales

Para evitar nuevas riadas, Luengo reclamó ayer «en nombre de los alcaldes del Mar Menor la creación de embalses y diques en las ramblas, y que se declaren de emergencia». Solicitó que se resuelvan las alegaciones del Plan de Vertido Cero al Mar Menor y se agilicen las obras necesarias para evitar la llegada de olas de barro a los núcleos urbanos y a las playas con cada tormenta. «Hemos apremiado siempre al Gobierno, siendo del mismo color y ahora, que es contrario», aseguró el regidor.

La amenaza de lluvia para los próximos días es lo que preocupa a la Asociación de Afectados por las Inundaciones de Los Alcázares. «La tierra ya no traga más agua y, como las administraciones no han hecho nada, si vuelve a llover por encima de los 40 litros va a ser un nuevo desastre», advierte el portavoz, Santiago Pérez Blaya. La asociación estudia denuncias judiciales contra responsables de la Comunidad Autónoma. Para el sector agrícola, la lluvia ha sido «un riego abundante que nos ahorra», afirma el portavoz de Coag en el Campo de Cartagena, Vicente Carrión. Los agricultores respaldan la creación de diques y embalses para retener el agua, pero se oponen a crear las barreras vegetales a las que obliga la Ley de Medidas Urgentes del Mar Menor. «Es un capricho. Se las llevará el agua hasta el Mar Menor», puntualiza.

Un colegio, inundado

La tormenta también causó ayer destrozos en algunos puntos del interior de la Región. Seis carreteras de Murcia estuvieron cortadas al tráfico a consecuencia de las tormentas registradas durante la madrugada, que inundaron el colegio Juan Carlos I de la pedanía de Llano de Brujas, donde se tuvieron que suspender las clases. Además, se vieron afectadas una decena de viviendas en Alquerías. Los pluviómetros de Aguas de Murcia registraron una precipitación media de 30 litros por metro cuadrado, con picos que han llegado a acumular 100 litros. El agua anegó calles y vías de las pedanías de Alquerías, Los Ramos, Cabezo Cortado, El Esparragal, San José de la Vega, Espinardo, Churra, Los Ramos, Torreagüera y Avileses.

El Ayuntamiento de Molina de Segura ha abierto cinco expedientes, por importe de 41.500 euros, para acometer obras de emergencia, con el fin de reparar daños ocasionados por las lluvias de la pasada madrugada, según la primera valoración de los técnicos. En Campotéjar Baja se tuvo que cortar el tráfico en una carretera situada junto al polígono La Estrella, debido a una rambla que se inundó.

Durante la madrugada hubo otros cortes al tráfico, como en el cruce del hipermercado Eroski. Y otro de los puntos conflictivos fue la avenida del Chorrico, a la altura de la calle Baleares, donde hubo levantamientos del pavimento y de registros de alcantarillado. La concejal de Vía Pública y Servicios, Fuensanta Martínez, indicó que «se ha tenido que hacer una actuación de urgencia para garantizar la seguridad». Además, se desbordó la acequia en la Huerta Arriba, donde también se extremaron las precauciones.

Las fuertes escorrentías provocaron la caída de un muro en las obras que se están acometiendo para habilitar un recinto ferial en el polígono El Tapiado. En concreto, en la calle José Cremades se abrió una zanja para soterrar cables eléctricos de media tensión y el muro se vino abajo ayer en esa zona. Y hubo goteras en colegios, en el Conservatorio, en el Mudem y en el Consistorio. Y en Cieza se registraron más de diez incidencias en menos de una hora por la caída de piedras e inundaciones en garajes.

Daños dentro de las casas

En Blanca, el agua dejó grandes daños en casas y en la huerta, donde cayeron 67 litros por metro cuadrado. La zona más afectada fue el barrio del Café. Sus vecinos mostraron su indignación por el estado en el que quedaron sus inmuebles, y exigieron «rebajar la rambla de San Roque, limpiarla y acometer actuaciones de hormigón». Uno de los más afectados es Luis Fernández Rodríguez. El agua entró en su vivienda más de un metro de altura y dañó armarios, camas, sofá, sillones y fotos de valor sentimental para su familia, cifrándose los desperfectos en más de 3.000 euros. «Estamos cansados de la dejadez tanto de la Confederación Hidrográfica del Segura como del Ayuntamiento; es una vergüenza y no han hecho nada», lamentan. Y otra residente de la zona explicó que el agua se llevó por delante un muro en su finca agrícola. «Casi se ahoga mi perro», dijo.

En Abarán se produjeron desprendimientos de tierra y arena en la RM-512, y hubo que actuar en la carretera N-301. En Ojós hubo un importante desprendimiento en la RM-520. Y en Cehegín cayeron 30 litros por metro cuadrado.

Un fin de semana con cielos nubosos

El fin de semana estará marcado en la Región por cielos muy nubosos y lluvias intermitentes. Pero será el lunes cuando llegue a Murcia una borrasca que hará caer las máximas a temperaturas del invierno y las precipitaciones serán generalizadas. Así lo avanza el portavoz de la Aemet, Luis Bañón, quien advierte de que el lunes las máximas caerán cuatro grados. Esta tarde podrían regresar los chubascos. Será un día con bastante nubosidad. Mañana se podría escapar algún chubasco, aunque ya será en la madrugada del lunes cuando se aproxime una dana que se desgajará de 'Carlos', una borrasca de grandes dimensiones que afecta a Portugal. Esta dana llegará a la Región de Murcia y volverá a activar las precipitaciones, que serán generalizadas.

Jesús Yelo, Juan Luis Vivas, Antonio Gómez y Calañés.