Ordenan el cierre de la residencia de ancianos de Murcia investigada por presuntos malos tratos

Investigadores del Cuerpo Nacional de Policía abandonando el centro, en la noche del martes, con cajas de documentación. / Vicente Vicéns / AGM

La consejería de Familia firma el expediente tras el registro realizado por la Policía Nacional el pasado martes

LA VERDAD

La consejería de Familia acaba de firmar el expediente administrativo para el cierre «temporal total» de la residencia de ancianos ubicada en la calle San Antonio de Murcia. Fuentes de Familia confirmaron a 'La Verdad' que, en el mediodía de este viernes, inspectores de la Consejería junto a agentes de la Policía Local y personal de servicios sociales del Ayuntamiento de Murcia van a «llevar en mano» el expediente al establecimiento, para asegurarse de que lo recepcionan, «y si no, lo volverán a intentar esta tarde», especificaron.

La actuación se produce tras el registro realizado el pasado martes por parte de agentes de la Policía Nacional en el inmueble, con el fin de constatar si alguno de los mayores allí internados podía haber sufrido un trato degradante por parte de los dueños o empleados. La orden de registro la habría dictado el juzgado que estaba en funciones de guardia, después de que un familiar de una de las residentes denunciara que la voluntad de la mujer podía haber sido doblegada, mediante el uso de fármacos, para luego acompañarla hasta una entidad bancaria y tratar de extraer de sus cuentas una elevada cantidad de dinero. Las fuentes consultadas apuntaban a una cuantía próxima a los 40.000 euros. Solo las sospechas de los empleados del banco, que se extrañaron por el estado que presentaba la anciana, habrían impedido que el intento tuviera éxito.

En ese registro, la Policía Nacional encontró al menos un arma de fuego, en concreto un revólver, para el que los propietarios del inmueble no dispondrían de la preceptiva licencia, así como dos pistolas Taser, que producen descargas eléctricas de gran potencia y cuya posesión está prohibida por la legislación española. Igualmente, habrían encontrado un lanzabengalas, de los utilizados para emitir señales de auxilio desde embarcaciones, pero que pueden convertirse en un arma mortífera en el caso de que el proyectil impacte contra una persona a escasa distancia.