El TSJ ordena retirar los cipreses plantados en la carretera que une San Javier y Cartagena

El propietario de una finca colindante los sembró como valla y la sala de lo Contencioso indica que constituye un peligro para la circulación rodada

EFEMurcia

El propietario de una finca colindante con la carretera que une San Javier y Cartagena deberá retirar los cipreses plantados como valla que delimita uno de sus lados por constituir un peligro para la circulación rodada. Así se recoge en una sentencia dictada por la Sala de lo Contencioso del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de la Región de Murcia, que desestima el recurso que el afectado presentó contra la orden dictada por la dirección general de Carreteras en septiembre de 2015.

«En este caso -comenta la Sala-, la Administración no discute el carácter privado de los terrenos sobre los que se ha plantado el seto que se pretende legalizar, por lo que toda la cuestión se limita a determinar si el mismo cumple las previsiones de la ley regional de Carreteras«. Y añade que la respuesta ha de ser contraria a las conclusiones a las que llegan las pruebas periciales aportadas por el recurrente.

El TSJ concluye que la existencia de los árboles en el margen de la carreta, plantados en la zona que debiera estar destinada a cuneta y a tan solo tres meses supone, necesariamente, agravar el riesgo para la circulación de vehículos. Y añade que también puede contribuir a que se produzcan inundaciones al interrumpir el fluir natural de las aguas de lluvia. Comenta así mismo que no se puede dejar en manos del recurrente la seguridad vial «al albur de que proceda o no a su poda sistemática».