Orden de alejamiento para el sospechoso de apalear a su mujer y obligarla a esconderse en un armario

EP MURCIA.

El hombre que resultó detenido en Murcia por agredir presuntamente a su mujer, que fue encontrada por la Policía Local oculta en una despensa bajo varias mantas, no podrá acercarse a menos de 500 metros de la víctima ni comunicarse con ella. Así lo estableció ayer la titular del Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 1, que dictó una orden de protección integral para la víctima. Además, la magistrada acordó la salida obligatoria del individuo del domicilio familiar.

Los hechos se remontan a las 16.30 horas del pasado lunes, cuando la Policía Local de Murcia fue requerida por el Centro de Coordinación de Emergencias por un presunto caso de violencia de género en una vivienda del barrio del Carmen.

El hijo del matrimonio, de 6 años, fue el que relató a los agentes que su padre había pegado a su madre y que esta se había desmayado, tras lo que el agresor le echó agua por la cabeza para despertarla. El cabeza de familia, marroquí de 29 años, reconoció a los policías la discusión, pero les negó la entrada a la vivienda con gran resistencia, por lo que tuvo que ser esposado tras un forcejeo. El arrestado, bastante agitado, aseguró a los policías locales que su mujer se había ido de casa en compañía de una amiga.

Finalmente, los agentes lograron acceder al domicilio y tras rastrear varias estancias del inmueble, lograron encontrar a la víctima escondida bajo unas mantas, en un armario despensero de puertas abatibles, que estaba cerrado con pestillo desde el exterior. Los policías pudieron comprobar que la mujer presentaba contusiones y erosiones recientes. Sin embargo, la víctima aseguró que ella misma se había provocado las lesiones y que no necesitaba asistencia médica.