La obligación de cotizar por los becarios costaría a la UMU y a la UPCT más de 2,4 millones

Alumnos de Medicina de la UMU realizan prácticas en La Arrixaca, en una foto de archivo. / g. carrión/AGM
Alumnos de Medicina de la UMU realizan prácticas en La Arrixaca, en una foto de archivo. / g. carrión/AGM

Otros 7.000 alumnos de Formación Profesional se sumarían a los afectados por el decreto que exige que los estudiantes en prácticas no laborales estén dados de alta

Fuensanta Carreres
FUENSANTA CARRERES

El decreto-ley que subía las pensiones aprobado hace unos días por el Gobierno de Pedro Sánchez obliga también a que todos los estudiantes universitarios y de Formación Profesional coticen en el Régimen General de la Seguridad Social durante sus prácticas académicas, independientemente de que éstas sean remuneradas o no. Hasta ahora, solo era obligatorio que las universidades, empresas e instituciones dieran de alta a los alumnos si se cobraba. La medida, que ha puesto en pie de guerra a los rectores, supondría un coste de más de 2,4 millones de euros para la Universidad de Murcia (UMU) y la Politécnica de Cartagena (UPCT), donde más de 11.000 estudiantes realizan prácticas, curriculares (las obligadas en el plan de estudios) o extracurriculares, que son las que realizan los alumnos para mejorar su formación de forma voluntaria. Una partida, alertaron ayer los rectores de la dos universidades públicas de la Región, inasumible para las instituciones docentes. La mayoría de los títulos que imparte la Politécnica, además, incluyen prácticas curriculares en su plan de estudios obligatorio.

La medida, introducida mediante Real Decreto Ley el pasado 29 de diciembre, afectaría también a los 7.000 estudiantes de grado medio y superior de Formación Profesional, que realizan prácticas no laborales y formativas incluidas en sus planes de estudios, que tendrían, como los universitarios, que ser dados de alta en la Seguridad Social durante los periodos de prácticas no remuneradas, lo que implicaría un coste de no menos de 60 euros por alumno y mes.

En cifras

11.000
alumnos de la UMU y la UPCT realizan prácticas curriculares y extracurriculares en empresas y entidades.
7.000
estudiantes de grado medio y superior de Formación Profesional realizan prácticas.

Hasta ahora el Gobierno solo obligaba a cotizar por las prácticas remuneradas, y el pago correspondía a las empresas. Además, en el caso de las prácticas curriculares, que son aquellas que son obligatorias para los alumnos al formar parte de los planes de estudio como una asignatura más, estaban bonificadas al 100% por la Seguridad Social, una exención que desaparece en la nueva regulación. Esas prácticas obligatorias para obtener el título de grado son las que realizan, por ejemplo, los alumnos de los grados de Medicina, Enfermería, Educación y Administración, Dirección de Empresas (ADE), ingenierías... en hospitales, colegios, empresas y entidades. La norma establece un cambio radical en todas las prácticas externas de todos esos estudiantes, ya que obliga a que todos los becarios, sin distinción, sean dados de alta y se cotice por ellos.

Los rectores exigen que se modifique el decreto para que solo se paguen las remuneradas y voluntarias

Los rectores de todas las universidades, agrupados en CRUE Universidades, ya mostraron su malestar y preocupación por las obligaciones introducidas por el decreto hace unos días, y exigieron al Gobierno que negocie la medida para que solo se pague en formación voluntaria remunerada y nunca por la obligada en las carreras.

Los estudiantes de FP Dual no estarían afectados por el nuevo decreto, ya que estos son dados de alta por el empresario que contrata con una bonificación de la cuota del 100%. El medio millar de estudiantes de FP Dual (el programa que combina la formación académica con prácticas en empresas) reciben una remuneración del 80% del Iprem, unos 430 euros al mes si están 40 horas semanales en la empresa.

Más

 

Fotos

Vídeos