El nuevo etiquetado del combustible ya está listo

El presidente de las gasolineras, José Baños, junto a un surtidor con las nuevas etiquetas. / G. CARRIÓN / AGMGráfico
El presidente de las gasolineras, José Baños, junto a un surtidor con las nuevas etiquetas. / G. CARRIÓN / AGM

Medio millar de estaciones de servicio murcianas señalizan surtidores y vehículos para cumplir con la normativa europea que entra hoy en vigor

Zenón Guillén
ZENÓN GUILLÉN

Un círculo para la gasolina, un cuadrado para el gasóleo y un rombo para el gas. Esas son las figuras geométricas básicas que marcan las nuevas identificaciones de los combustibles con las que se tendrán que ir familiarizando todos los conductores. Hoy entra en vigor la normativa europea que establece una renovación del etiquetado en gasolineras y vehículos para homogeneizar el diseño de los diferentes tipos de carburantes en todos los países de la UE. Los dueños del medio millar de estaciones de servicio de la Región han apurado hasta última hora para instalar las señalizaciones en los surtidores.

«Todos estamos preparados y las pegatinas están ya visibles en la casi totalidad de las instalaciones para cumplir con la normativa», subraya el presidente de la Asociación Regional de Estaciones de Servicio de Murcia, José Baños, quien sustituyó hace unos meses en el cargo al histórico representante del sector, Francisco Pellicer, tras su fallecimiento. «De hecho, nos hemos encargado de repartir a nuestras cuarenta empresas asociadas todas las señalizaciones que había que instalar en el soporte del surtidor y en los boquereles», hace hincapié.

El marco normativo que establece el nuevo diseño de las etiquetas surge de una Directiva de la Unión Europea que establece la necesidad de que tanto los nuevos vehículos como todos los puntos de repostaje de los 28 Estados miembros muestren etiquetas que permitan a los conductores seleccionar el combustible apropiado para su vehículo. Y siempre con la finalidad de ayudar a los consumidores a saber cuál es el compatible con su vehículo más allá del producto de cada compañía.

Cada carburante aparece identificado de forma exclusiva con el contenido máximo de biocombustible

«Este cambio lo vemos muy positivo, ya que va a ser muy clarificador para los usuarios en cuanto a la identificación del combustible y a la hora de que tenga una mejor información sobre sus características concretas», sostiene Baños, quien aparte de estar al frente del colectivo de gasolineras es el máximo representante también de la Asociación Empresarial de Distribuidores de Carburantes de la Región.

Y es que las etiquetas contienen una forma identificativa exclusiva para cada tipo de carburante, con la correspondiente información, en función del pictograma, sobre el contenido máximo de biocombustible que se recomienda usar en cada caso. De esa forma, se buscará también que los ciudadanos de cualquier país no incurran en errores que puedan provocar daños a los motores, ya que hasta ahora las denominaciones que se encuentran en las estaciones de servicio diferían por países.

Así, en lo que se refiere a las gasolinas, la figura identificativa tiene forma de círculo dentro del cual figura la letra E, que significa etanol y va acompañada de números que indican el porcentaje máximo de ese compuesto químico que se recomienda utilizar. Por ejemplo, en el diseño E5 se informa de que el vehículo puede utilizar hasta un 5% de etanol u otros compuestos oxigenados. En cuanto al gasóleo, se enmarca en un cuadrado con la letra B dentro, que significa biodiésel, acompañada de un número que indica también el volumen máximo que puede contener. También se identifica con un cuadrado con las letras XTL en el interior el diésel sintético. Por último, los combustibles gaseosos están representados por un rombo con las letras H2 (hidrógeno), CNG (gas natural comprimido), LPG (gas licuado del petróleo) y LNG (gas natural licuado).

Baños resalta que «hemos preparado a los trabajadores para que atiendan más si cabe a los clientes para resolver sus dudas sobre el cambio».

«Las gasolineras autoservicio traen más errores y daño a los motores»

«La expansión de las gasolineras autoservicio ha traído consigo un mayor número de errores entre los conductores a la hora de echar el combustible adecuado a sus vehículos, lo que también provoca más casos de daño a los motores», indica Federico Saorín, profesor de Mecánica en los talleres de formación de la patronal regional del metal, Fremm.. Incluso, por despiste se producen confusiones de repostar con gasolina en un coche diésel o viceversa, en los casos en los que los boquereles de las mangueras son parecidos. Según explica, «lo primero que hay que hacer si uno se equivoca es parar el motor, vaciarlo y limpiar todo el circuito para evitar mayores daños».

En su opinión, «lo más importante del nuevo etiquetado es que clarifique a los ciudadanos la identificación del combustible que recomienda el fabricante de su vehículo», sobre todo, «en cuando a los tres tipos de gasolina, que puede ser lo que genera más confusión», concluye.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos