Una nueva vía para tratar la anemia

Victoriano Mulero, en el laboratorio de Biología Celular de la UMU, rodeado de peces cebra. / nacho garcía / agm
Victoriano Mulero, en el laboratorio de Biología Celular de la UMU, rodeado de peces cebra. / nacho garcía / agm

Un estudio de la UMU con peces cebra arroja luz sobre la relación entre la inflamación y la escasez de glóbulos rojos

Javier Pérez Parra
JAVIER PÉREZ PARRA

Muchos pacientes afectados por enfermedades inflamatorias crónicas, como artritis reumatoide, psoriasis o enfermedad de Crohn, padecen anemias que no responden a tratamientos con suplementos de hierro, lo que les obliga a someterse a transfusiones periódicas de sangre o a recibir eritropoyetina (EPO). A día de hoy no hay más alternativa, pero esto podría cambiar en el futuro gracias a una prometedora investigación desarrollada por el grupo de Inmunidad, Inflamación y Cáncer de la Universidad de Murcia (UMU) y el Instituto Murciano de Investigación Biosanitaria (IMIB). Las primeras conclusiones, publicadas ayer en 'Immunity', una de las revistas científicas de mayor impacto, apuntan a la posibilidad de controlar la anemia mediante fármacos capaces de inhibir el inflamasoma (el conjunto de proteínas que activan la respuesta inflamatoria).

La relación entre el inflamasoma y la anemia «se ha podido desvelar por primera vez mediante el uso del pez cebra, que permite visualizar la formación de las células sanguíneas a tiempo real gracias a la transparencia de sus larvas», explica el catedrático de Biología Celular Victoriano Mulero, que dirige el grupo de Inmunidad, Inflamación y Cáncer.

Las claves

El estudio
Ha sido publicado en 'Immunity', una de las revistas científicas de mayor impacto. Se centra en el análisis de la relación entre la activación del inflamasoma y el desarrollo de anemia.
Los autores
El trabajo parte de las tesis doctorales de Sylwia Tyrkalska y Lola Rodríguez, alumnas de la UMU, con la dirección de Ana Belén Pérez, Diana García y Victoriano Mulero. La línea principal de la investigación se ha desarrollado en el Grupo de Inmunidad, Inflamación y Cáncer de la UMU y el IMIB, que dirige Mulero. Ha colaborado el grupo del IMIB dirigido por la María Luisa Cayuela, así como equipos de la Universidad de Harvard, del Centro Nacional para la Investigación Científica (CNRS) de Francia y la Escuela Politécnica Federal de Zúrich (Suiza).

El proceso inflamatorio altera la actividad de los macrófagos, células del sistema inmunitario encargadas de eliminar los glóbulos rojos (eritrocitos) 'viejos' y liberar a la médula ósea el hierro necesario para la producción de nuevas células sanguíneas. Pero, además, los investigadores de la UMU han descubierto que, cuando se activa, el inflamasoma actúa «como una tijera» que destruye una molécula -denominada gata 1- imprescindible para la formación de los glóbulos rojos. De ahí que la anemia asociada a enfermedades inflamatorias no pueda ser controlada en muchos casos con suplementos de hierro.

A partir de estos hallazgos, los investigadores murcianos se plantearon el uso de fármacos inhibidores del inflamasoma para curar la anemia. El resultado, en peces cebra, ha sido positivo, y así se ha confirmado después «tanto en modelos de ratón como en células humanas» tratadas 'in vitro', señala Victoriano Mulero.

La investigación de la UMU y el IMIB tiene por tanto «un importante valor clínico para el tratamiento de pacientes que sufran anemia asociada a una enfermedad inflamatoria crónica o cáncer». De hecho, en una de las fases del estudio se ha comprobado que ratones sometidos a quimioterapia se recuperaban de la anemia con estos fármacos.

El proyecto desarrollado por el grupo que dirige Mulero es muy ambicioso, y sus primeras conclusiones llegan después de cinco años de trabajo. La investigación partió de las tesis doctorales de Sylwia Tyrkalska y Lola Rodríguez, alumnas de la UMU, y cuenta con la colaboración de investigadores de la Universidad de Harvard, que han contribuido al estudio en células humanas, del Hospital de Marsella (Francia) y de laEscuela Politécnica Federal de Zúrich (Suiza), donde se han desarrollado ensayos en ratones.

Este es, además, el segundo estudio de la UMU publicado por 'Immunity'. El primero, desarrollado junto a Pablo Pelegrín en 2012, se centró en las bases moleculares de los procesos inflamatorios. Ahora, el equipo que dirige Victoriano Mulero aspira a que, tras la investigación básica, alguna farmacéutica muestre interés para el desarrollo de ensayos clínicos con estos inhibidores del inflamasoma. Quizá en el futuro pacientes de todo el mundo se traten de la anemia con una terapia 'made in Murcia'.

Temas

Umu