Los 50 nombres de Miras

Fernando López Miras, acompañado de cargos del PP, atiende a un periodista durante la romería de La Santa, en Totana, el pasado domingo. / Paco Espadas
Fernando López Miras, acompañado de cargos del PP, atiende a un periodista durante la romería de La Santa, en Totana, el pasado domingo. / Paco Espadas

El presidente regional prevé realizar una profunda renovación en la candidatura del PP para el Parlamento autónomo, en la que piensa incluir a independientes

Julián Mollejo
JULIÁN MOLLEJO

El PP ha pisado el acelerador y elevado las revoluciones de su maquinaria interna para tomar impulso ante las cada vez más próximas elecciones locales y autonómicas del 26 de mayo. Los cuadros del partido se han echado a la calle con la intención de movilizar a toda la organización y mantener la tensión política a lo largo y ancho de la Región.

A falta de menos de cinco meses para los comicios, la precampaña popular está en su apogeo. Piensan llevar la campaña informativa sobre los Presupuestos de la Comunidad de 2019 a todas las poblaciones y el jueves estrenaron en Lorca otra actividad, denominada 'Desayunos con la sociedad', que desplegarán en los municipios más poblados y con la que pretenden reunirse con los agentes económicos y sociales de cada localidad. Los actos se intensificarán en las próximas semanas con la presentación de los candidatos a la alcaldía en cada una de sus localidades y con una serie de actos sectoriales a celebrar los fines de semana.

Los posibles candidatos que se le ocurren los va apuntando en su móvil, donde ya tiene una lista con varias decenas de personas. «Habrá gente de la sociedad civil que no están afiliados pero que quieren dedicar una parte de su vida a trabajar por la Región»

El presidente regional del partido y de la Comunidad Autónoma, Fernando López Miras, trata de dar ejemplo con una actividad frenética, tanto política como folclórica, incluso en los días de asueto: el domingo pasado asistió a la fiesta del Niño de Abarán; el lunes, a la romería de La Santa en Totana, y hoy no quiere perderse las pelotas de Patiño, en Murcia.

En los momentos en que su agenda se lo permite, López Miras ha comenzado también a darle vueltas a la que será su lista electoral a la Asamblea Regional. Él no usa un cuaderno azul, como hacía José María Aznar para anotar los posibles cambios de su Gobierno, sino el bloc de notas de su móvil para ir apuntando los nombres de probables candidatos. «Tengo ya una lista de unas cincuenta personas, pero aún no hay nada decidido; lo único seguro es quién irá en el número uno, que soy yo», comenta el presidente a 'La Verdad'.

A López Miras le bastaría con los que ya tiene anotados, ya que en la candidatura solo caben 45 nombres. Pero a falta de concretar y poner en orden la lista, el presidente tiene claras varias cosas sobre ella. La primera es que realizará una profunda renovación con respecto a los 22 diputados que ahora forman el Grupo Parlamentario Popular, cuya composición es obra de su antecesor en el cargo, Pedro Antonio Sánchez. «Habrá bastantes cambios, muchos», precisa.

Miras quiere crear su propio equipo en la Cámara, y adelanta que quiere una candidatura «potente, que represente lo más posible a toda la Región y a los diversos sectores, con gente con experiencia en su vida profesional».

Los populares descartan cambiar su estrategia para contrarrestar el ascenso de Vox, y apuestan por una oferta moderada de centroderecha

Trabajar por la Región

Una de las novedades que baraja es la incorporación de independientes. «Habrá gente de la sociedad civil, seguro, que no está afiliada al PP pero que quiere dedicar una parte de su vida a trabajar por la Región desde las instituciones públicas», señala. Eso significa que habrá que estar atentos en las próximas semanas a empresarios, profesores, abogados y profesionales de distintos ámbitos que orbiten en torno al PP, ya que de ellos pueden salir posibles integrantes de la candidatura regional del partido.

Otro frente en el que la dirección popular avanza con meticulosidad es el municipal. Ya están designados los candidatos a la alcaldía de la mayoría de los ayuntamientos, entre los que habrá también muchas caras nuevas -un 75%, aproximadamente-. A pesar de llegar a las elecciones en desventaja frente al PSOE, que ocupa un mayor número de alcaldías que el PP, los populares confían en mantener los consistorios de Murcia y Lorca, recuperar el de Cartagena con Noelia Arroyo y volver a ser la formación más votada en Molina de Segura. López Miras opina que «los pactos de perdedores» que arrebataron al comienzo de la legislatura un buen número de alcaldías a su partido, a pesar de haber ganado los comicios, no han sido útiles ni efectivos para los ciudadanos, por lo que en buena parte de ellos cree que mejorarán los resultados de 2015.

La ejecutiva del PP no ha querido pillarse los dedos en las juntas locales con problemas internos y ha impuesto gestoras con las que espera que toda la organización cierre filas. Ha sido el caso de Abarán, Mula, Alhama, Villanueva y Cieza, aunque la situación que más preocupa es la de este último municipio.

Cuenta, además, con un nuevo factor en contra: la reformada ley electoral que se aplicará por primera vez en las próximas elecciones regionales. La reducción de cinco a una de las circunscripciones electorales y la rebaja del umbral de votos para entrar en la Cámara del 5% al 3% favorece la proporcionalidad de los resultados en perjuicio de la representatividad territorial, lo que significa un impulso para los partidos más pequeños y un freno para los mayores.

Vox o Ciudadanos

Sin embargo, en la sede popular no inquieta tanto el ascenso de Vox en la Región. En lugar de modificar la estrategia política para escorarse hacia la diestra e intentar contrarrestarlo, han apostado por reforzar la línea moderada de centroderecha y mantener las señas de identidad que les han permitido ganar seis elecciones consecutivas.

Lo que más preocupa a algunos dirigentes populares es que la aritmética parlamentaria que salga de las urnas otorgue a Ciudadanos el privilegio de poder elegir entre PP y PSOE para formar gobierno, porque en esa disyuntiva temen que la formación naranja, de la que muchos no se fían a pesar de los acuerdos que han suscrito con ella durante la legislatura, optaría por los socialistas. La incertidumbre existente sobre quién será el próximo candidato de Cs, dada la disputa interna que se avecina cuando convoquen las primarias, alimenta aún más las suspicacias populares.

No obstante, desde González Adalid se intenta transmitir optimismo. El presidente popular confía en ganar los comicios con el margen suficiente para que nadie discuta su derecho a ser el único candidato a la investidura presidencial, aunque luego tenga que negociar otros apoyos para superarla.

 

Fotos

Vídeos