«Ningún trabajador tiene las vacaciones de Sánchez en Lanzarote»

Manuel Buitrago
MANUEL BUITRAGO

Las negociaciones para el cambio de Gobierno en Andalucía viven su momento clave y crítico. El PP se reúne hoy con Vox para tratar de asegurarse su apoyo, mientras que ya se ha repartido las consejerías con Ciudadanos. Teodoro García está en ambos frentes.

-Martes es un día clave. ¿Teme que el acuerdo de PP con Cs pueda saltar por los aires a última hora debido a las exigencias de Vox?

-La insinuación de Vox sobre la repetición de elecciones sería un regalo para PSOE y Podemos que no nos podemos permitir. Estamos obligados a ponernos de acuerdo, tal y como nos han dicho nítidamente los andaluces en las elecciones. Por lo tanto el martes (por hoy) y miércoles esperamos cerrar un acuerdo con las fuerzas políticas que crean que el cambio es posible en Andalucía. Hubo 59 votos que apoyaron a una presidenta -de Ciudadanos- para el Parlamento, y ahora se plantea algo más trascendente. Aquello fue un primer paso y esto es culminar una vía. Tenemos que estar a la altura de las circunstancias y no podemos malograr el cambio con pequeñas excusas.

-¿Se están derechizando más de lo que pensaban? ¿Se echan en brazos de Vox, que les quita votos?

-El presidente Pablo Casado y yo siempre hemos pensado lo mismo. La irrupción de nuevas fuerzas políticas, las modas, siempre puede hacer que determinadas personas se sientan atraídas por lo desconocido. Para nosotros, lo más importante es el rigor.

-¿Cree que Vox es una moda, o que llega para quedarse?

-Tendrán que decidirlo ellos. Al final, cada uno se define por sus actos y por lo que hace cuando llega a las instituciones, no por lo que dice que es. A Ciudadanos no le ha molestado pactar incluso con Podemos y con el PSOE en muchos sitios apartando a la lista más votada que era la del PP, y ahora este nuevo partido tendrá que decidir con sus acciones qué es.

-Pedro Sánchez insinuó la aplicación del 155 en Andalucía si se recortaba la ley contra la violencia de género...

-El 155 requiere la mayoría absoluta de los votos del Senado. El PP tiene esa mayoría, y por lo tanto que no sueñe Pedro Sánchez con tener esos votos. Solo falta que quisiera aplicarlo también en Murcia... Es bastante sorprendente porque detrás de esto se encuentra un problema grave de Pedro Sánchez, que se cree con legitimidad para hacer estos anuncios y amenazas, pero carece hoy de la legitimidad en ejercicio. Es un presidente con el que van mejor las cosas cuando está de vacaciones. Esperemos que las coja definitivamente convocando elecciones cuanto antes.

-¿Considera que no habrá adelanto electoral este año?

-Pedro Sánchez le ha cogido el gusto a esto de ser presidente. No por tomar decisiones, sino por viajar en Falcon y tener unas vacaciones en Lanzarote que no ha disfrutado ningún trabajador que lleve siete meses en su puesto. Está preparado para tomar vacaciones, no decisiones. Si convoca hoy elecciones, se repetiría el mismo esquema que con Susana Díaz y por eso los barones socialistas presionan cada vez más para que en mayo solo haya elecciones autonómicas y locales, y no tengan que verse en campaña con Pedro Sánchez.

-Su último golpe de efecto ha sido tocar el himno de España al órgano, como respuesta a Puigdemont. ¿Es una nueva forma de hacer política?

-Me gusta responder siempre en el mismo registro. Si Puigdemont quería felicitar el año a las personas que están en prisión por decisión judicial tocando el piano, pues yo felicité a Puigdemont con una pieza que representa su himno. Aunque él no quiera, es un ciudadano español y por eso puede estar hoy en Bruselas, porque tiene un DNI español, y por tanto le felicité tocando el himno de España.