La UMU negocia con el SMS fórmulas para fichar profesores en los hospitales

Alumnos de la UMU, durante unas prácticas en el Virgen de La Arrixaca. / guillermo carrión / agm
Alumnos de la UMU, durante unas prácticas en el Virgen de La Arrixaca. / guillermo carrión / agm

La universidad afrontará en los próximos años la jubilación de la mayoría de los catedráticos y titulares, que ya a día de hoy son insuficientes

J. P. PARRA Murcia.

La Universidad de Murcia y el Servicio Murciano de Salud (SMS) están negociando fórmulas para afrontar el déficit de docentes que sufren las facultades de Enfermería y Medicina en los hospitales públicos. El estricto proceso para convertirse en profesor titular, previa acreditación de la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad (Aneca), y las limitaciones a la contratación por el techo de gasto, se han convertido en serios obstáculos para la ampliación del profesorado. Las dificultades que tiene que sortear la UMU para poder ampliar su plantilla contrastan con el fichaje de médicos y enfermeros tutores de prácticas clínicas por parte de la UCAM en los últimos años.

La situación actual empeorará además en un futuro próximo si no se consigue solventar este déficit, porque los actuales profesores titulares y catedráticos de la Universidad de Murcia «se van a jubilar en ocho o diez años», advierte Carmen Robles, decana de la Facultad de Medicina. Según los últimos datos publicados, la UMU cuenta, en Medicina, con 12 catedráticos y 33 titulares en los hospitales públicos, además de 239 asociados que resultan indispensables para cubrir las tutorías de las prácticas clínicas en La Arrixaca, Morales Meseguer y Reina Sofía.

El concierto que regula estas prácticas y que vinculó en exclusiva estos tres hospitales con la UMU fue firmado en marzo de 2016 tras una larga polémica por la competencia entre la universidad pública y la UCAM, que finalmente consiguió la exclusividad del Santa Lucía y el Rafael Méndez.

Los alumnos proponen ampliar la oferta de prácticas a Mar Menor, Altiplano, Noroeste y Cieza

En principio, ese convenio no caduca hasta 2020, pero la UMU decidió adelantar su renegociación para tratar de cerrar un nuevo acuerdo en el que se introduzcan fórmulas para facilitar el fichaje de nuevos profesores. La decisión se tomó tras constatar que la actual dirección del Servicio Murciano de Salud se mostraba proclive a abordar el problema.

Ambas partes acercaron posiciones, y se llegó a elaborar un borrador con dos propuestas. De un lado, el impulso a la figura del profesor ayudante, lo que permitiría crear una especie «de cantera» entre quienes acaban el MIR. «La idea sería establecer una especie de contrato mixto SMS-UMU para que estos médicos jóvenes puedan iniciar una carrera docente e investigadora, y se puedan acreditar en el futuro como titulares», explica Carmen Robles. Se convocarían, para cubrir estas plazas de ayudante y de profesor ayudante doctor, los correspondientes concursos públicos. Por otra parte, la UMU también proponía que el SMS cargase con la mayor parte del sueldo de los nuevos profesores vinculados, cuando actualmente ocurre al contrario. «No supondría una carga para el sistema público porque ya son profesionales que están en nómina», aclara Luis García Marcos, vicerrector.

Las conversaciones encallan

Sin embargo, las negociaciones han quedado bloqueadas tras un informe jurídico del SMS que considera inviable esta fórmula. García Marcos asegura que las conversaciones se retomarán «este lunes», y fuentes del SMS añaden que «la relación es constante, permanente y muy colaborativa». Pero será difícil cerrar un acuerdo antes del final de la legislatura.

Los alumnos se han sumado al debate. En la última reunión de la comisión mixta que reúne a UMU y SMS, el delegado de la Facultad de Medicina, Francisco Buendía, pidió que se aborde en la renegociación del concierto de prácticas un aumento de «los recursos disponibles para la realización de las prácticas». En concreto, los alumnos proponen convenios con las cuatro áreas de salud no vinculadas ni a la UMU ni a la UCAM (Cieza, Altiplano, Noroeste y Mar Menor) para que pasen a estar asociadas a la universidad pública, lo que permitiría a los estudiantes que lo deseen hacer prácticas en los hospitales comarcales. Esto «aliviaría la sobrecarga» en Murcia, subraya Buendía.