Los murcianos perdieron de media 60 euros mensuales de poder adquisitivo durante la crisis

Una mujer hace la compra en un supermercado, en una fotografía de archivo./LV
Una mujer hace la compra en un supermercado, en una fotografía de archivo. / LV

Un informe del sindicato USO alerta sobre el estancamiento del desempleo y la precarización del trabajo en la Región

Alicia Negre
ALICIA NEGREMurcia

Los murcianos perdieron una media de 60 euros mensuales de poder adquisitivo durante estos años de crisis. Esta es una de las conclusiones de la demoledora radiografía socioeconómica y laboral de la Región que ha presentado este miércoles por la mañana el sindicato USO y que está basada en datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) y del Ministerio de Trabajo.

Tal y como explicó su secretario general, José Sáez, este informe, que será desgranado en el congreso regional que la organización celebrará en unas semanas, abunda en la situación del paro, la ocupación, los salarios o las pensiones en la comunidad. Unas asignaturas en las que, en opinión del sindicato, Murcia suspende. «La Región no se ha recuperado, ni en cuanto al paro ni en cuanto a salarios, desde el inicio de la crisis», remarcó Sáez. Este recordó que, a día de hoy, la Región sigue teniendo 3.900 parados más que en el cuarto trimestre de 2008.

Respecto a la creación de empleo, el sindicato incidió en la precarización del mismo y en la generalización de los contratos a tiempo parcial. «El empleo no se ha recuperado ni en cantidad ni en calidad», subrayó. La secretaria de Comunicación y Estudios Sindicales de USO, Laura Estévez, subrayó, por su parte, que actualmente en la Región una de cada cuatro mujeres tiene un contrato parcial. «Son contratos en muchas ocasiones impuestos y a veces se trabaja por encima de esas horas», remarcó.

Estévez hizo hincapié, además, en que el 58% de los parados murcianos no han superado la ESO. Esta situación, remarcó el sindicato, obliga a modificar y mejorar las actuales políticas activas de empleo. USO reclamó que estas no se dejen en manos de los sindicatos mayoritarios y la patronal y que se gestionen directamente desde la Administración. «Pedimos que no se despilfarre el dinero que se ha destinado durante estos años a la formación de los trabajadores y que no sabemos dónde está», remarcó.