Casi el 55% de los murcianos pagarían más por un producto de una empresa responsable

Sylvia López, Ramón Madrid, el rector José Luján y Longinos Marín, director de la Cátedra RSC . / V. VICÉNS
Sylvia López, Ramón Madrid, el rector José Luján y Longinos Marín, director de la Cátedra RSC . / V. VICÉNS

El último estudio de la Cátedra RSC sobre percepción entre los consumidores confirma la mayor concienciación en estos años de crisis

Zenón Guillén
ZENÓN GUILLÉN

Más de la mitad de los murcianos, exactamente un 54,8%, se muestran dispuestos a pagar más dinero por un producto del que tienen la certeza de que proviene de una empresa responsable. Se trata de 17 puntos más que hace diez años, lo que tiene un valor añadido dentro de una coyuntura convulsa marcada por la crisis económica. Así se recoge en el nuevo estudio sobre 'Evolución de la percepción de los consumidores sobre la Responsabilidad Social Corporativa en la Región en la década 2008-2018', elaborado por la Cátedra RSC de la Universidad de Murcia, que fue presentado ayer en la sede del Colegio de Economistas.

Los resultados de este cuarto estudio, tras los tres anteriores publicados en 2008, 2010 y 2014, computa a su vez la cifra más baja de quienes optarían por comprar el producto más económico (15,2%) entre dos similares, aunque tengan la certeza del mayor comportamiento ético de una de ellas, esto es, que primarían el coste más barato por encima de lo que serían los atributos sociales de ese producto. En cualquier caso, la tasa de clientes que, aun conociendo las diferencias, seguiría comprando el más asequible se reduce 3,8 puntos en todo este periodo.

Empresas valoradas

ElPozo
El 16,1% la sitúan como la más responsable socialmente.
Estrella de Levante
Es reconocida por el 8,2% de encuestados.
Hero
Ocupa el tercer puesto en percepción, con un 7,6%.
Aguas de Murcia
Llega al 4,4%.
PC Componentes
Llega al 3,5%.
Otras
El 42,6% identifican la responsabilidad social de otras firmas (Postres Reina, Juver, Hefame, Hida, Grupo Huertas, Orenes, Fripozo, Limcamar. Global París, SuperDumbo y AMC, entre otras).

El coordinador del trabajo, Longinos Marín, vicerrector de Responsabilidad Social y Transparencia de la UMU y director de la cátedra, resaltó que «la responsabilidad social, tanto a nivel organizacional como de consumidor, se ha trabajado bien en la Región en estos años, y eso poco a poco ha trascendido y ha hecho que, por un lado, el nivel de RSC de las empresas murcianas esté por encima de la media nacional y, por otro, la propia percepción ciudadana».

No obstante, reconoce las dificultades afrontadas en un contexto de consumo marcado por el auge del 'low cost'; y es que «aunque hay un 10% de consumidores muy sensibilizados, que tienen en cuenta los criterios sociales a la hora de la compra, también hay otro 70% que se deja influir un poco por lo que ve, y un 20% restante, totalmente indiferente a lo que hagan las empresas, ya que lo único que le interesa es el precio», indica Marín. Se trata de porcentajes que conectan con los de distintos estudios nacionales.

En general, los resultados de las 230 encuestas personales estructuradas que se han realizado para este estudio evidencian una evolución positiva en casi todos los aspectos analizados, confirmando la existencia de un consumidor que tiene ya un mayor conocimiento de la RSC y que la valora más, mostrando incluso una clara disposición a dejar de consumir productos que sepa que son «irresponsables».

De hecho, hasta tres cuartas partes de los consultados (74,3%) declaran en 2018 haberse interesado alguna vez por el comportamiento ético o responsable de una empresa. Además, en la última década se ha experimentado un fuerte crecimiento, de casi veinte puntos porcentuales, de la proporción de consumidores que perciben que las empresas se preocupan más por la sociedad y el medio ambiente, al pasar de un 26,6% en 2008 a un 45,7% en 2018.

Y es que la mayoría de las personas muestran una disposición a dejar de comprar productos provenientes de empresas poco éticas, en concreto el 79,1%. También es mayor la proporción de consumidores que tienen en cuenta criterios éticos o medioambientales al realizar sus compras, ya sea frecuentemente (43%, un 6% más que en 2014) o en ocasiones (36,5%, un 1,7% más). Y entre los aspectos más importantes a la hora de considerar que una empresa es responsable aparecen apoyar la conciliación de la vida laboral y familiar (9 sobre 10), la adopción de medidas medioambientales y la mejora de la situación de los empleados (8,8), así como la atención y protección de los derechos del cliente (8,7).

Con todo, en cuanto a la percepción sobre el nivel de responsabilidad en las empresas, siete de cada diez piensan que lo son regular, cifra que ha crecido diez puntos en estos años, algo que va en detrimento de los que piensan que lo son mucho (6,5% en 2018 frente a un 14% en 2014). Todo un toque de atención.