Montar en bicicleta reduce el riesgo de sufrir depresión según el hospital Quirónsalud de Murcia

Una mujer circula en bicicleta por la avenida Miguel Indurain de Murcia./Vicente Vicéns / AGM
Una mujer circula en bicicleta por la avenida Miguel Indurain de Murcia. / Vicente Vicéns / AGM

Durante el pedaleo, el cerebro está más oxigenado y produce más endorfinas, conocidas como «las hormonas de la felicidad», las cuales se generan en mayor medida gracias al ejercicio físico

EFEAlicante

Montar en bicicleta reduce los riesgos de padecer depresión y mejora la salud mental, según afirman los especialistas de los hospitales Quirónsalud Torrevieja y Murcia, ya que se comprobó que las personas que realizan esta actividad padecen menos enfermedades psicológicas.

Esto se debe a que, en el pedaleo, el cerebro está más oxigenado y genera más endorfinas, conocidas como «las hormonas de la felicidad», las cuales se generan en mayor medida gracias al ejercicio físico, según los expertos.

Los médicos de Quirónsalud recomiendan practicar esta actividad ya que previene dolores de espalda, protege las articulaciones y mejora el sistema circulatorio e inmunológico.

El doctor Juan Luján, especialista en Cardiología en el hospital Quirónsalud de Torrevieja, destaca que este ejercicio aeróbico utiliza «la parte superior e inferior del cuerpo, lo que la convierte en una actividad muy completa, que pueden realizar personas con problemas de sobrepeso o enfermedades cardiovasculares».

Según el doctor José Nieto, especialista en Cardiología de Murcia, montar en bicicleta «reduce alrededor de un 20% el riesgo de infarto». Los especialistas también aseguran que el pedaleo con una buena posición en el sillín fortalece la zona lumbar y previene la aparición de hernias discales, así como permite que las articulaciones se ejerciten sin sobrecargarlas, cosa que a largo plazo puede reducir el riesgo de padecer artrosis.

Asimismo, este ejercicio también favorece la movilización de fagocitos, que permite la aniquilación de bacterias y células cancerígenas, lo que supone un buen complemento terapéutico para enfermos de cáncer y sida.

Según los médicos, con 10 minutos de pedaleo diario se pueden sentir los resultados a nivel muscular, en el riego sanguíneo y en las articulaciones; con 30, se pueden percibir los beneficios cardíacos y con 50, se estimula el metabolismo graso.