Los vecinos de Molina pagarán 255.000 euros menos con la bajada de impuestos

Las reducciones se aplicarán en la contribución, el 'sello del coche' y el IAE

Juan Luis Vivas
JUAN LUIS VIVAS

El Ayuntamiento de Molina bajará la presión fiscal a los ciudadanos a través de la reducción del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI), el Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM) y el Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE). Estas reducciones supondrán un ahorro para los bolsillos de los molinenses superior a 255.000 euros y cumplen los parámetros de estabilidad presupuestaria y de regla de gasto, de conformidad a la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera, según indicó ayer el edil de Hacienda, José de Haro.

Los expedientes para la modificación de ordenanzas fiscales se someterán a debate y votación en el Pleno extraordinario que tendrá lugar hoy a las 18.00 horas. «Después de veinte años de subidas continuadas del PP, ha llegado el momento de cambiar la tendencia», indicó la alcaldesa, Esther Clavero. La regidora socialista aduce que «en apenas dos años es posible comenzar a bajar los impuestos, cumpliendo nuestro compromiso con los ciudadanos». Además, avanza que «pronto verán una bajada en el recibo del agua».

Elevar las políticas de gasto

El concejal de Hacienda argumenta que estos dos últimos años se ha hecho un gran esfuerzo en recuperar el poder adquisitivo del personal del Ayuntamiento y en aumentar las políticas de gasto en todos los capítulos municipales: bienestar social, deportes, cultura, juventud, vivienda, igualdad, vías públicas y policía, entre otros. También se han incrementado las transferencias a todos los colectivos; se ha restaurado la política de inversiones en instalaciones municipales y se han acometido nuevas obras. Además, «hemos solucionado la situación de quiebra de la empresa municipal de agua, basura y servicios Sercomosa», añade.

A ello se suma que la deuda se ha reducido y el cobro de recibos impagados se ha incrementado con la presencia, desde hace año y medio, de una delegación de la Agencia Tributaria, lo que ha permitido «recobrar entre 6 y 8 millones de euros pendientes de pago».

El objetivo fundamental del equipo de gobierno es reducir la presión fiscal a los vecinos, impulsar la economía circular mediante la instalación de placas solares y el apoyo a los huertos fotovoltaicos. Por tanto, el tipo impositivo aplicado a bienes urbanos se reduce un 1%, pasando del 0,74% al 0,73%.

Huertos solares

En términos absolutos, representa la mayor reducción porque los vecinos pagarán unos 200.000 euros menos por este impuesto. «Aquí debemos recordar que desde el año 2000 el IBI subió un 35%, pasando del 0,55% al 0,74%, y de 2013 a 2015 llegó hasta el 0,814%, además de una revalorización del 10% de los valores catastrales», recuerda el edil.

De Haro pone el énfasis en la bonificación para energía solar. En concreto, se incluye una bonificación del 40% en el recibo del IBI durante tres años a la instalación de sistemas de aprovechamiento eléctrico con una potencia instalada mínima de 2 kw. «La bonificación a las instalaciones de placas solares establecida será pionera en la Región, y ha sido consensuada con la Asociación Nacional de Productores e Instaladores de Energías Renovables (Anpier)», remarca.

Por otro lado, el tipo impositivo de los bienes inmuebles de características especiales (Bices), es decir, los huertos solares, disminuirá al mínimo legal del 0,40%. De Haro señala que Molina de Segura «aplicaba a los huertos solares el tipo más alto, el urbano del 0,74% hasta el año pasado, cuando ya este equipo de gobierno lo bajó al 0,60%».

En el caso del 'sello del coche', aumentará el descuento por domiciliación del 3% al 5%. También se establece una bonificación del 25% de la cuota a vehículos industriales que cumplan la norma medioambiental Euro6 o superior.

Del mismo modo, el ejecutivo municipal quiere aumentar la competitividad de las empresas instaladas en Molina mediante la aplicación de impuestos por debajo de otros en la Región. Por ello, en el IAE también se incrementa el descuento por domiciliación del 3% al 5%. «En 2017 se redujeron los coeficientes de situación un 10%», apostilla el concejal.

Otra ordenanza fiscal que se modificará hace referencia al impuesto de construcciones y obras. En este caso, se amplía el porcentaje de bonificación del 85% al 95% a las entidades sin ánimo de lucro. Es decir, una organización social que acometa obras en su sede solo tendrá que pagar el 5% de ICIO.