Los vecinos denuncian el ruido de los extractores en los pabellones de El Romeral de Molina

Un vecino señala los extractores de uno de los pabellones. / LV
Un vecino señala los extractores de uno de los pabellones. / LV

La edil de Obras reconoce el problema y avanza que estará solucionado en dos semanas, tras las quejas de los residentes en la avenida García Lorca

Juan Luis Vivas
JUAN LUIS VIVAS

Vecinos de la avenida García Lorca, en el barrio de Fátima, en Molina de Segura, han puesto el grito en el cielo por el ruido «ensordecedor» que emana de los ocho extractores de aire instalados en los dos nuevos pabellones del polideportivo El Romeral. Estos equipos estuvieron funcionado a pleno rendimiento el pasado fin de semana debido a la masiva afluencia de público al I Salón del Manga, que sumó más de 6.000 personas en los tres días que se desarrolló el evento, (unas 4.000 el pasado sábado).

Un residente llegó a grabar un vídeo para dejar constancia del problema de contaminación acústica que ha tenido en vilo a los residentes de las viviendas más próximas a dichos pabellones. Opinan que, al tratarse de una zona ventilada, se podrían haber instalado ventanas en ambas instalaciones deportivas, algo que descartaron los técnicos municipales.

No obstante, el problema podría quedar solventado en dos semanas, según explica la concejal de Obras Municipales, Fuensanta Martínez. La edil admite que, en las pruebas previas a la inauguración, que tuvieron lugar el pasado 24 de septiembre, ya advirtieron que los extractores hacían un ruido elevado, que había que mitigar.

Desde entonces, se han estado estudiando alternativas para evitar estas molestias. Finalmente, se instalarán unos mecanismos para silenciar el ruido de dichos extractores.

Martínez, que estuvo presente en los actos del Salón del Manga, es consciente de que hay que solucionarlo lo antes posible, después de comprobar que el ruido es «muy molesto». La edil de Obras Municipales indicó también que la colocación de ventanas no era viable, según los técnicos del Consistorio. Y aclara que existen seis puertas en los pabellones.

«En una jornada con una actividad normal, proporcionan una corriente de aire natural», señala. «Pero el pasado fin de semana ha sido mucha la gente que ha ido y a ello se suma las altas temperaturas, por lo que había mucho bochorno y había que enchufar todos los ventiladores», apostilla.

El Ayuntamiento ha invertido 1.941.708 euros en las dos infraestructuras, incluidos los servicios de saneamiento y el suministro de energía eléctrica y mobiliario deportivo. Las pistas centrales y transversales están preparadas para la práctica de varios deportes. Las gradas de cada uno de los pabellones tienen una capacidad de 355 espectadores. Además, en la misma superficie, bajo los vestuarios del pabellón III y junto al campo de fútbol 7, se han construido unos vestuarios. Ambos recintos acogerán también otros eventos culturales, según explicó el concejal de Deporte y Salud, Miguel Ángel Cantero. «Queremos hacer una normativa nueva para que sean unas instalaciones abiertas a todo el público, que también dispone de cantina, para atender a la familia», señaló el edil.