«Tiran despojos de animales sin bolsa»

Fulgencio, junto el contenedor de la polémica. / J. L. V.

Un vecino de Molina de Segura lleva al Defensor del Pueblo el traslado de un contenedor que genera olores, tras la negativa del Ayuntamiento

JUAN LUIS VIVAS

En Molina de Segura hay 3.600 contenedores y la ubicación de uno de ellos en la Huerta de Abajo ha llegado hasta el mismísimo Defensor del Pueblo. «Y me estoy planteando llevarlo al juzgado si no se soluciona», advierte con tono desafiante Fulgencio Castellón, propietario de una vivienda situada a escasos metros del depósito verde de la discordia.

Este vecino justifica el haberse dirigido al Alto Comisionado de las Cortes Generales porque el contenedor ocasiona «problemas de salubridad». Por ello, le solicita su traslado a otro emplazamiento de la Huerta de Abajo donde perjudique menos a los residentes de la zona. «A menos de cincuenta metros hay terreno rústico donde no molestaría a nadie», señala en el escrito dirigido al Defensor del Pueblo.

Fulgencio Castellón denuncia el «mal uso» que hacen algunos residentes de la zona porque «tiran despojos de animales de consumo, como conejos, pollos o corderos, sin ningún tipo de bolsa o saco para aislar el mal olor». También critica que no se respeta el horario previsto para el depósito de basuras, conforme establece la ordenanza. «Los olores se hacen insoportables y no puedo ventilar la casa por la cercanía del contenedor». Tiene fotos y vídeos que así lo acreditan sus quejas y algunos documentos audiovisuales, con fecha de diciembre de 2017, han sido remitidos al Defensor del Pueblo.

La petición ha sido admitida a trámite y se está estudiando a la espera de que el Ayuntamiento facilite información, tal y como reflejan los escritos de respuesta firmados por el propio defensor del Pueblo, Francisco Fernández Marugán. Este vecino antes de elevar a instancias más altas el conflicto del contenedor, mantuvo reuniones con varios concejales y pidió por escrito el traslado del recipiente, pero sus solicitudes fueron denegadas por el Ayuntamiento, a instancias del informe de la empresa Sercomosa, que se encarga del servicio de recogida y de la limpieza de contenedores.

División de opiniones

Sercomosa considera que el contenedor está bien situado. Aunque ahora, la edil de Servicios Municipales, Fuensanta Martínez, avanza que volverán «a estudiar la petición». Y es que el asunto ha llegado a dividir a los residentes de la zona. Varios de ellos afirman que «el contenedor estaba antes que la casa de Fulgencio». Otros, como Salva, afirman que «se huele a carne podrida porque tiran los despojos a cualquier hora del día». Tal es la tensión que hasta representantes de la asociación de vecinos intentaron mediar, pero las posturas parecen irreconciliables.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos