Los sindicatos exigen la consolidación de más de cien empleos en el Consistorio de Molina

El concejal Navarro replica, en relación con la exención total del examen, que «la ley no se puede vulnerar en favor de intereses particulares»

Juan Luis Vivas
JUAN LUIS VIVAS

Unos 70 empleados públicos se concentraron ayer a las puertas del Ayuntamiento, durante una hora, para exigir «una Oferta Pública de Empleo (OPE) que incluya los procesos extraordinarios de consolidación y regularización del empleo temporal en fraude de ley, que afecta a unos 108 trabajadores, algunos de ellos con más de diez años ocupando plazas como interinos», denunció Pedro Manzano, de CC OO. Los sindicatos convocantes, Csif, CC OO y UGT, indicaron que el pasado miércoles, en una reunión de la mesa general de negociación, el gobierno local rechazó una propuesta de documento de acuerdos básicos sobre criterios y calendarios de la OPE de 2018.

«Votamos en contra de una OPE que no incluía a colectivos como el del conservatorio o la escuela taller, ni ninguna plaza de promoción interna», argumentaron. «No queremos una OPE sin garantías», apostilló Eva Hernández, del Csif.

Por su parte, Teodoro Cánovas, de UGT, señaló que «se está confundiendo a la ciudadanía con una macrooferta diversa, pero la realidad es que deben sacar una oferta de empleo que incluya a trabajadores que están ocupando un puesto de forma continuada para así estabilizar su situación».

El concejal de Recursos Humanos del Consistorio, Ángel Navarro García, indicó que «el gobierno local lamenta que los sindicatos representantes de los empleados públicos (a excepción del SIME) no hayan estado a la altura de las circunstancias ni de las necesidades de los trabajadores interinos e indefinidos no fijos del Ayuntamiento».

«No hicieron la prueba»

Tras más de diez sesiones de negociación, el gobierno local había alcanzado muchos puntos en común con los representantes sindicales para regularizar el acceso a más de 80 puestos como funcionarios municipales. Sin embargo, los sindicatos mayoritarios se descolgaron en la última reunión, «exigiendo posiciones de máximos imposibles de abordar porque ni la ley ni los intereses generales pueden ser vulnerados en favor de otros intereses particulares», remarca Navarro. «La solicitud por parte de algunos sindicatos de la exención total de la prueba de examen ha sorprendido al gobierno, ya que la gran mayoría de los interinos no hicieron examen para acceder a los puestos que ocupan o se examinaron de un número de temas muy inferior al exigido por las leyes que regulan el acceso a la función pública», señala el concejal.

A su juicio, los sindicatos mayoritarios plantean «premisas falsas e incumplibles que están condicionando el futuro de los empleados públicos interinos, hasta tal punto que muchos de los trabajadores han decidido reivindicar al gobierno opciones distintas a las defendidas por los sindicatos».

El edil añadió que «la buena fe en la negociación se ha visto truncada por intereses políticos de determinados protagonismos sindicales, que no temen arriesgar el futuro de los empleados con sus falsas promesas».

 

Fotos

Vídeos