Tuvieron que retirar doce recipientes amarillos de reciclaje

JUAN LUIS VIVAS Molina de Segura

La batalla de Fulgencio por cambiar de ubicación un contenedor de la Huerta de Abajo no es la primera vez que se produce, ya queel Ayuntamiento se vio obligado a retirar una docena de contenedores amarillos porque no se estaban utilizando para el fin al que estaban destinados: plásticos, latas y briks. «Se depositaban todo tipo de residuos, como restos de poda, basura orgánica, incluso escombros», enumera la concejal de Servicios Municipales, Fuensanta Martínez. La edil recuerda que esta situación estaba generando «muchos problemas» porque afectaba a todo el proceso de reciclaje, «ya que el porcentaje de impropios es altísimo». Y admite que los vecinos que reciclaban correctamente se veían «agraviados». Uno de los vecinos afectados era Salva, quien defiende a ultranza el reciclaje, pero que se ha quedado sin contenedores amarillos en su barrio tras la retirada de once. «El Ayuntamiento debería ser más severo con los que no respetan las ordenanzas», sugiere Salva.

 

Fotos

Vídeos