El nuevo modelo de policía de barrio se implantará en seis zonas de Molina de Segura durante medio año

Otra novedad será una oficina móvil de atención en urbanizaciones y pedanías, además de una unidad canina y cinco nuevos vehículos

Juan Luis Vivas
JUAN LUIS VIVAS

El modelo policial de Molina de Segura experimentará en los próximos meses un cambio «revolucionario», como lo calificó la alcaldesa, Esther Clavero, en la presentación del estudio para la implantación de la policía de barrio. Como prueba piloto y durante un periodo de seis meses, se pondrá en funcionamiento este nuevo modelo con agentes a pie que patrullarán las calles de mayor población dentro del casco urbano, es decir, los barrios Centro, Fátima, El Sifón, Sagrado Corazón, San Antonio y Punta de Lugar.

Estas patrullas fomentarán el contacto directo con los vecinos, comerciantes, hosteleros, empresarios y visitantes, además de contactar con organizaciones y establecimientos públicos y privados. Por tanto, los agentes se convertirán en los enlaces de la comunidad con las distintas administraciones públicas, fomentando la labor preventiva del cuerpo de Policía. Una vez se evalúe el plan piloto, el nuevo modelo ampliará el territorio de implantación.

El concejal de Policía Local, Fernando Miñana, incidió en que hay otras actuaciones que se llevan a cabo, como la oficina móvil de atención al ciudadano con el objetivo de descentralizar el servicio y acercar la Policía a los vecinos que viven fuera del núcleo urbano. Para ello, se ha adaptado un furgón policial con la finalidad de transitar por urbanizaciones y pedanías.

Estudio de una consultora

También se ha creado la unidad canina, que trabajará en la detección de sustancias estupefacientes, así como en la búsqueda y rescate de personas. Estas son algunas de las principales propuestas que contempla el estudio elaborado por la firma Redflexión Consultores, encargado por el Ayuntamiento, ya que fue una de las iniciativas elegidas por los vecinos en los presupuestos participativos.

Pero hay más medidas, algunas de ellas ya iniciadas, que tienen el objetivo común de mejorar la relación y comunicación entre Policía y ciudadanía, según remarcó Pedro Jesús Martínez, concejal de Participación Ciudadana. La responsable de la empresa Redflexión, María José Cañavate, aludió a otras medidas que contempla el estudio, como la creación de la figura referente de la policía de barrio en cada una de las cinco zonas del municipio, la mejora de las redes sociales policiales, la realización de cursos de sensibilización y el desarrollo de campañas de concienciación.

Por otra parte, la Policía Local se ampliará con diez nuevos agentes y otros diez están promocionando para otras tantas plazas de cabo. Así lo resaltó Clavero, que destaca que Molina «es una de las ciudades de la Región más seguras, como indican los índices que miden la criminalidad y que aportan la Delegación del Gobierno y el Ministerio de Justicia, con una tasa de delincuencia 17 puntos por debajo de la media nacional y ocho puntos por debajo de la media regional». Por otro lado, se han adquirido mediante 'renting' cinco nuevos vehículos para la Policía Local, a los que se suma el furgón que se ha adaptado como oficina móvil.