Molina podrá ahorrar medio millón con la renovación de 21.000 farolas

Una auditoría recomienda la sustitución de todas las luminarias por tecnología led, lo que supondrá una inversión de 3,5 millones de euros

Juan Luis Vivas
JUAN LUIS VIVAS

El Ayuntamiento podrá ahorrar 500.000 euros anuales cuando acometa una completa renovación de las 21.000 farolas y los 270 cuadros de control de luz que se distribuyen en el municipio, según anunció ayer la alcaldesa, Esther Clavero. Esta es una de las principales conclusiones de la auditoría de eficiencia energética realizada por la empresa Sercomosa. Para conseguir este beneficio tangible será necesaria una inversión de 3,5 millones, según apuntó el responsable de la auditoría, Francisco Javier López Buciega.

Las recomendaciones de la firma pasan por sustituir la tecnología convencional de las farolas por la última tecnología led, instalar sistemas de telegestión remota que permitan regular horarios y niveles de iluminación, rehabilitar los cuadros eléctricos para cumplir la última normativa vigente y reforzar las condiciones de seguridad, según precisó Francisco Aguado, gerente de Sercomosa.

Con estas actuaciones, que abarcarían la totalidad del alumbrado, y restableciendo la operatividad al 100% de las farolas, se estima que, además de un ahorro de medio millón al año, el municipio obtendría una reducción del consumo energético superior al 65% y una disminución de 3.000 toneladas de CO2 al año. Otros beneficios que llevará asociada esta intervención serán la mejora de la uniformidad y de la calidad de la iluminación de todo el municipio, mayor seguridad y cumplimiento de la normativa, con claros beneficios para peatones y vehículos, reduciendo el riesgo de siniestralidad y criminalidad.

Además, propiciará la detección inmediata de averías o incidencias, sin necesidad de que lo reporten los ciudadanos o los servicios municipales. También se consigue más flexibilidad en la gestión, pudiendo regular horarios y niveles lumínicos con las últimas tecnologías disponibles. «Desde un teléfono móvil se puede ajustar a voluntad», indicó Aguado. Otro aspecto a tener en cuenta es el cambio en la imagen del mobiliario urbano, con la sustitución de equipos obsoletos por otros de alto valor estético y de diseño, con la posibilidad de mantener aquellos elementos de valor artístico o histórico.

Primeras actuaciones en 2019

El Consistorio molinense ya ha comenzado a evaluar las distintas opciones que ofrece el mercado para la implantación de todas estas iniciativas. Por un lado está la modalidad de contratación de servicios energéticos, en la que una empresa privada es la que realiza la inversión y es la responsable de los ahorros; y, por otro lado, asumir las inversiones el propio Ayuntamiento creando un plan de sectorización del municipio para acometerlo en varias fases. Sea como fuere, la regidora molinense confía en que «las primeras actuaciones podrán llevarse a cabo durante el próximo año».

 

Fotos

Vídeos