La liquidación de las Cuentas de 2018 en Molina arroja un superávit de casi 5 millones

La deuda baja de los 37 millones de hace seis años a 11,3, según el equipo de gobierno

Juan Luis Vivas
JUAN LUIS VIVAS

El Ayuntamiento de Molina de Segura vuelve a tener remanente positivo de tesorería que podrá destinar a lo largo de los próximos meses a inversiones financieramente sostenibles y a seguir amortizando deuda. De ello dará cuenta en el Pleno, que se celebra esta tarde, el concejal de Economía y Hacienda, José de Haro, quien remarca la «excelente» salud económica y financiera de las arcas municipales. En concreto, la liquidación del Presupuesto municipal de 2018 arroja un superávit de 4.983.896 euros, frente a los 7.426.824 millones con los que se cerró el ejercicio de 2017.

No es el único dato positivo de las cuentas de 2018. El edil socialista apunta también que «la deuda viva sigue bajando, los proveedores cobran en tiempo récord y el Presupuesto respeta las obligaciones legales, tanto las reglas de gasto como de estabilidad presupuestaria».

Hay un dato que refrenda la euforia financiera del gobierno de Esther Clavero y suscribe la Intervención municipal: desde el 1 de enero de 2012 el Ayuntamiento ha amortizado casi 26 millones de euros. A finales de 2012, la deuda viva ascendía a 37,1 millones y, a fecha del viernes pasado, se situaba en 11.350.204 euros. En el periodo 2017-2018 la redujo en unos dos millones, según el gobierno local.

El Ejecutivo de Clavero destaca la mejora en el cobro de impuestos a vecinos morosos

De ello se infiere que, en el caso hipotético de que no se hubieran acometido inversiones en los últimos años, Molina de Segura tendría un ayuntamiento sin deuda. Pero la ley permite un endeudamiento de hasta un 75% sobre el Presupuesto municipal (supeditado este supuesto a unos condicionantes legales), por lo que un consistorio como el de Molina de Segura, con un presupuesto próximo a 60 millones, podría tener una deuda de más de 40 millones.

El Pleno aprueba hoy un crédito para la puesta en marcha de una delegación de la Cámara de Comercio

Las razones para obtener estos datos son varias. Por un lado, «se ha hecho un presupuesto de caja con los ingresos previstos y, por otro lado, se ha ido amortizando deuda progresivamente», explica el edil. «La gestión municipal ha sido más eficaz», añade. «Un ejemplo es que se ha mejorado notablemente el cobro en vía ejecutiva a las empresas y vecinos morosos, sobre todo desde que el Ayuntamiento firmó hace dos años un convenio para traer el servicio de la Agencia Regional de Recaudación», sostiene el edil.

Ahorro en contrataciones

Otro factor a tener en cuenta es que «ha mejorado el ahorro, sobre todo a raíz de consolidarse las licitaciones a precio en la contratación pública -se adjudica a la mejor oferta económica-, produciéndose bajadas de hasta un 40% en las adjudicaciones de obras y servicios», remarca De Haro.

Por otro lado, el concejal avanza que en el Pleno ordinario de hoy se someterá a votación la aprobación de un crédito extraordinario con bajas por anulación para la puesta en marcha de una delegación de la Cámara de Comercio en Molina de Segura, por un importe de 16.000 euros. José de Haro aclara que «el Ayuntamiento pone el local y la Cámara de Comercio el personal y los medios informáticos».

El orden del día de la sesión también incluye un expediente para suscribir un nuevo convenio con la Dirección General de Catastro. En realidad, se trata de una ampliación del convenio ya existente, «de forma que se va a generar un mapa de incidencias para que desde los distintos negociados del Ayuntamiento, por ejemplo Urbanismo, cualquier incidencia se incorpore al sistema informático y se dé traslado a Catastro de todas las modificaciones de los elementos tributarios».

Hoy también se celebrará un Pleno extraordinario para aprobar las cuentas de 2018 en la Agencia Tributaria Municipal, que ascienden a unos 600.000 euros. La mayor parte se destinará a pagar las nóminas de los 18 trabajadores empleados en esta empresa.