Los juzgados de Molina, inundados de aguas fecales