Los regantes de Molina tendrán que devolver una subvención de 1,2 millones

El Tribunal Superior de Justicia de la Región./Nacho García / AGM
El Tribunal Superior de Justicia de la Región. / Nacho García / AGM

El dinero estaba destinado a la modernización de los regadíos y las obras no se han realizado dentro del plazo previsto

EFEMurcia

El Heredamiento Regante de Molina de Segura (Murcia) deberá devolver 1,2 millones de la subvención que recibió para la modernización de regadíos al no haber procedido a realizar las obras dentro del plazo previsto.

Así se recoge en una sentencia de la Sala de lo Contencioso del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de la Región de Murcia que desestima el recurso que esta organización de agricultores presentó contra las órdenes de la entonces Consejería de Agua, Agricultura y Medio Ambiente de 2014 que le reclamó la devolución de la citada suma.

La sentencia indica que la administración regional exigió la entrega de los 1,2 millones de la subvención al comprobar que tras varios aplazamientos no se habían ejecutado las obras.

Indica también que «por los servicios técnicos de la Consejería se emitieron informes en noviembre de 2014 y marzo de 2015 en los que se indicaba que la demandante no solo había incumplido el requerimiento efectuado, sino que, además, había incumplido de manera parcial pero significativa los objetivos que habían motivado la concesión de la subvención».

En su recurso, el heredamiento alegó, entre otras consideraciones, que había prescrito el derecho de la administración a reconocer o liquidar el reintegro de la ayuda, además de que se había vulnerado el principio de proporcionalidad.

Al desestimar el recurso, la Sala dice que «consta acreditado que el proyecto de inversión ascendía a 11,1 millones y que la inversión realmente realizada fue de 6,5 millones, de los que 88.955 euros fueron invertidos con posterioridad a que finalizara el plazo de justificación».

Y añade que «por ello, no cabe considerar que el cumplimiento de objetivos se aproxime significativamente al cumplimiento total que exige el principio de proporcionalidad alegado, ni acreditada la intención de la recurrente de cumplir con el compromiso adquirido de ejecutar todo el proyecto al solicitar la subvención que nos ocupa».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos