El concejal pide más plazas para discapacitados en los centros de día y residencias

Juan Luis Vivas
JUAN LUIS VIVAS

El concejal de Bienestar Social, Ángel Navarro García, reivindica un mayor compromiso a la Consejería de Familia en las ayudas que presta a los colectivos de personas con discapacidad de Molina, sobre todo en lo concerniente a plazas residenciales y centros de día. «A este municipio le gustaría decir que no cuenta con lista de espera en derechos subjetivos, como son los que se derivan de la Ley de Dependencia, y los que están fallando son los responsables de garantizar esos derechos, es decir, los que podrían exigirse en un juzgado», indica el edil socialista, que responsabilizó a la Comunidad y al Estado.

Navarro admite que existen «límites presupuestarios, pero hay que seguir creciendo». Precisa que «no pueden maquillarse los resultados de las listas de espera de dependientes, cuando los que se atienden son los servicios más económicos». En este sentido, puntualiza que los servicios de asistencia domiciliaria son más baratos que las plazas en centros de día y residencias, «por lo que reducir listas de espera ahí es mucho más fácil».

Así se expresó tras la firma del convenio entre el Ayuntamiento y la Asociación para la Integración Social del Discapacitado (Tedis) para un centro ocupacional, dotado con 22.000 euros. «Tedis ha destacado por su compromiso con la integración social», subrayó la alcaldesa, Esther Clavero.

Esta asociación trabaja con el colectivo de personas con discapacidad mayores de 16 años del municipio. Seis hombres y dos mujeres, con edades comprendidas entre 19 y 30 años, son atendidos todos los días en horario de mañana. Desde hace años, Tedis desarrolla actuaciones para dar respuesta a las necesidades derivadas de personas con discapacidad, favoreciendo la plena integración familiar, laboral y social del colectivo, fomentando el máximo desarrollo de las competencias básicas.

Sin ayudas del IMAS

La presidenta de Tedis, Anax García Beltrán, lamentó que el único apoyo que recibe su asociación es del Ayuntamiento. «Hace años recibíamos ayudas del IMAS, pero nos cortaron el grifo y ahora solo contamos con la ayuda del Ayuntamiento y la aportación de las familias», subrayó.

La entidad dispone de dos profesores de Educación Especial, para el desarrollo de los talleres, y el resto de servicios y actividades se gestiona con personal voluntario en el centro ocupacional ubicado en un pabellón del antiguo colegio Fátima, junto a la comisaría.

 

Fotos

Vídeos