«¡Que se quema, nos tiramos…!»

Imagen del vehículo calcinado./Bomberos
Imagen del vehículo calcinado. / Bomberos

El incendio de un autobús en Los Conejos causa el pánico entre los pasajeros

Juan Luis Vivas
JUAN LUIS VIVASMolina

«Tengo el miedo en el cuerpo y las tripas revueltas de pensar lo que podía haber pasado», afirmó nerviosa Gloria, una de las ocupantes del autobús de la línea 49 de la empresa Latbus que ardió en Los Conejos. A las ocho y cuarto de la mañana comenzó a arder la zona de atrás del vehículo, lleno de pasajeros, según indican varios testigos.

«Que se quema, que se quema», comenzó a gritar la gente, según indica Gloria. La mujer, sentada en la última fila del autocar, explica que varios pasajeros alertaron al conductor de que salía humo de la parte trasera. «¡Nos tiramos, nos tiramos!», exclamaron varios de ellos al cundir el pánico. Asegura que no podían salir porque el autobús quedó parado y el conductor tuvo algún problema para abrir las puertas, según indican. «Él no tiene culpa de nada, pero nos ponen los peores autobuses», señala Gloria. La mujer, que suele hacer este recorrido a diario para trabajar en La Alcayna, recuerda que ya pasó algo similar en Altorreal hace varios años.

Autobús ardiendo en Los Conejos.
Autobús ardiendo en Los Conejos. / CEDIDAS

El incidente se solucionó sin daños personales. Además, se da la circunstancia de que en el lugar donde quedó parado el vehículo había viviendas y árboles que podrían verse afectados por el fuego. «¡Gracias a Dios no ha ocurrido nada grave, pero podía haber pasado algo terrible!», señala.

A la misma hora, sobre las ocho y cuarto, el Centro de Coordinación de Emergencias recibió numerosas llamadas alertando del suceso. Seis Bomberos del Consorcio de Extinción de Incendios y Salvamento (CEIS), con tres vehículos de extinción sofocaron el incendio. Igualmente, se desplazaron patrullas de la Policía Local y Nacional. A las 9.24 horas, la empresa de suministro eléctrico fue informada que los vecinos, a consecuencia del incendio, estaban sin luz.

Investigación

El Ayuntamiento pidió que se abra una investigación para conocer las condiciones técnicas en las que se encontraba el autobús calcinado, según avanzó el edil de Movilidad, Antonio López Vidal. El concejal recuerda que la semana próxima entrará en funcionamiento una ampliación de la línea 51, que también presta servicio en urbanizaciones y pedanías, y «necesitamos las máximas garantías», adviertió.

Tras ponerse en contacto con la empresa concesionaria, Latbus, confirmó que el conductor intentó sofocar el fuego con un extintor, pero fue imposible dada la envergadura del mismo. Además, causó daños materiales en la fachada y portero automático de una vivienda cercana al lugar donde se detuvo el autocar.

El autobús calcinado tiene todas las revisiones reglamentarias y el pasado 15 de mayo también pasó la Inspección Técnica de Vehículos (ITV), según confirmaron fuentes de la Comunidad Autónoma, que tiene adjudicado el servicio a Latbus, al tratarse de una línea interurbana. Las mismas fuentes indican que se están recopilando todos los datos para determinar las causas que provocaron que se prendiera fuego a la parte trasera del autocar.