La alcaldesa de Molina toma el pulso al Segura

Clavero (d) disfrutó ayer de un paseo en piragua por el río Segura a su paso por Molina. / j. l. v.
Clavero (d) disfrutó ayer de un paseo en piragua por el río Segura a su paso por Molina. / j. l. v.

Clavero constata en un paseo en canoa que ya se puede navegar en algunos tramos

Juan Luis Vivas
JUAN LUIS VIVAS

Cada vez está más cerca el momento en que el río Segura será navegable para las piraguas a su paso por Molina de Segura. Así lo constatan las pruebas que se han realizado en algunos tramos, como la que tuvo lugar ayer entre el Soto de la Hijuela y el puente de El Paraje de Alguazas, en la que participó la propia alcaldesa, Esther Clavero. Junto a instructores y técnicos de la Concejalía de Deporte y Salud, y ataviada con traje de neopreno, Clavero montó en canoa y remó por dicho tramo del río durante media hora para comprobar en primera persona que es viable la navegación en este tipo de embarcaciones. «No hay ningún riesgo; es un río tranquilo y podemos descubrir la riqueza con la que contamos y por eso es necesario ponerlo en valor», indicó la regidora tras concluir el paseo en canoa.

«Estamos estudiando la inversión necesaria para que en 2019 los vecinos puedan disfrutar del cauce»

La primera edil avanzó que «se está estudiando la inversión necesaria con el objetivo de que en 2019 los vecinos de Molina puedan disfrutar del río, creando así nuevos recursos económicos, ya que hay empresas interesadas, al igual que tenemos interés desde las concejalías de Medio Ambiente, Deporte y Salud», remarcó.

La regidora aprovechó para recordar que «se viene trabajando desde hace tiempo en este proyecto, y para ello se han dado pasos conjuntos con otros municipios ribereños, como son Archena, Las Torres de Cotillas, Alguazas, Lorquí y Ceutí. Tener un municipio con río sirve para dinamizar la economía», reiteró Clavero al finalizar su paseo en canoa.

La CHS trabaja en la eliminación de especies invasoras y en la plantación de árboles autóctonos

Uno de los proyectos que se está ejecutando desde hace semanas, cuyo presupuesto supera el millón de euros, incluye el trabajo de eliminación de las especies vegetales invasoras, especialmente de la caña, la plantación de especies autóctonas de ribera, el mantenimiento de esta plantación, la cartelería informativa y la gestión de los residuos. Se trata de una serie de actuaciones que lleva a cabo la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) en un tramo de cuatro kilómetros existente entre los sotos de Los Álamos y La Hijuela, que comprende parte de los términos de Molina de Segura y Alguazas.

Regeneración de la zona

«Se pretende así frenar la acumulación de gases de efecto invernadero en la atmósfera, minimizando los riesgos e impacto de los mismos», informa el Consistorio. Para ello, se han propuesto varias medidas, entre ellas, la regeneración del bosque de ribera, que actúa como sumidero de CO2, la minimización de pérdida de agua por evapotranspiración, y la consecución del buen estado de las masas de agua, mediante la mejora tanto del hábitat como de los procesos físico-químicos y biológicos.

Según la CHS, «con este proyecto se pretende dar continuidad a los trabajos llevados a cabo por el Ayuntamiento, en los que se ha recuperado dos tramos de bosque de ribera, el Soto de La Hijuela y el Soto de Los Álamos, distantes entre ellos 4 kilómetros». Esta zona presenta como principal problema la presencia de caña ('Arundo donax'), que, como especie invasora, interfiere en la regeneración del bosque de ribera al colonizar rápidamente el espacio que este deja al eliminarse».

La Confederación añade que «es bastante importante conocer que, una vez que estén cortadas las cañas en los cuatro kilómetros de río y en ambas riberas, entre el soto de Los Álamos y el Soto de La Hijuela, se va a proceder a colocar un plástico negro a lo largo de todo el talud, que puede resultar impactante, pero que tiene como prioridad impedir el crecimiento de las cañas».

 

Fotos

Vídeos