Molina: «La reforma de la actual ley es imprescindible para seguir creciendo»

J. M. A. MURCIA.

El futuro del Consejo de la Transparencia pasa por la modificación de la ley de 2014, que regula actualmente su composición y funciones. «Es imprescindible su reforma para seguir creciendo», comenta el presidente del órgano, José Molina.

Los principales cambios que impulsarían su labor se centran en tres frentes: que el Consejo pase a depender de la Asamblea Regional y no de la Comunidad Autónoma, con lo que ganaría en independencia y autonomía; modificar su composición, formada ahora por 18 consejeros, parte de ellos designados por los partidos políticos, lo que dificulta su gobierno, según Molina; y ampliar sus competencias a los ayuntamientos.

Menos vocales, más eficacia

«Tener mayor presencia en los ayuntamientos es necesario porque es donde los ciudadanos viven sus problemas directamente», comenta Molina, quien propone, además, reducir la composición del Consejo a un presidente y no más de cinco vocales, todos ellos de perfil técnico. «Es lo normal en los consejos de otras comunidades y ganaríamos en eficacia», explica.

El grupo parlamentario de Ciudadanos registró en julio en la Asamblea Regional una proposición de ley de gobierno abierto y lucha contra la corrupción que recoge buena parte de las demandas del presidente del Consejo de la Transparencia, órgano que pasaría a llamarse, según este proyecto legislativo, Consejo del Gobierno Abierto, gozaría de entidad jurídica propia y pasaría a depender de la Asamblea Regional en lugar de la Comunidad.

El problema es encontrar los apoyos suficientes en el Parlamento autónomo para conseguir su aprobación, trámite para el que será difícil contar con el PP, que crítico la proposición de ley cuando fue presentada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos