Miras: «Es incongruente estar a favor de la unidad de España y querer eliminar las autonomías»

Asistentes al acto institucional./G. Carrión / AGM
Asistentes al acto institucional. / G. Carrión / AGM

El presidente regional señala, durante el acto institucional con motivo del 40 aniversario de la Constitución, que «no se hace más país eliminando la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia», en alusión a la propuesta de Vox

EPMurcia

El presidente de la Comunidad de Murcia, Fernando López Miras, considera «incongruente» decir que «se está a favor de la unidad de España y de España, y querer eliminar las autonomías». De verdad, se ha preguntado, «¿se hace más España eliminando la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia?», señaló López Miras en alusión a la propuesta de Vox.

A su parecer, «si hay un modelo que ha demostrado que es eficaz, es el del modelo del Estado de las Autonomías, que ha acercado mucho más la administración a los ciudadanos», por supuesto, admitió, «que es mejorable y tiene deficiencias» pero «no podemos retroceder; hay que mejorar sobre la base que tenemos».

Así contestó al ser preguntado por si está preocupado por el discurso de Vox de suprimir las autonomías surgido tras las elecciones andaluzas, antes de copresidir junto al delegado del Gobierno en la Región, Diego Conesa, el acto institucional con motivo del 40 aniversario de la Constitución Española.

Según López Miras, «no es un avance ni se está haciendo España si proponemos eliminar a las autonomías», por eso no ve con buenos ojos la idea de eliminar la Región de Murcia, «que venga aquí un gobernador civil y que se administre todo desde Madrid».

«Se puede hacer más España desde Murcia, Andalucía o Cataluña y desde las autonomías, trabajar por acercar España a cada ciudadano», además de «utilizar ese poder autonómico para luchar también por la unidad de España», apuntó el presidente de Murcia, que es de la opinión de que «hay que mantener lo hecho, mejorarlo, si cabe, pero no retroceder».

Fernando López Miras valoró, de tal forma, que «a todas luces», a quien se le pregunte «estará de acuerdo con que es un retroceso en el modelo de convivencia de España y en la Constitución Española de 1978».

«Preocupación por la tibieza» de algunas instituciones

Ya durante el acto, López Miras defendió la Constitución Española, «hoy más que nunca, sobre todo en un momento, en el que desde distintas instituciones y ámbitos se está intentando romper España y nuestro modelo de convivencia con un nuevo desafío soberanista e independentista».

López Miras criticó y mostrado su «preocupación por la tibieza» con el que «algunas instituciones responden a estos ataques a la unidad de España» y hoy, subrayó, «es un buen día para reforzar y reafirmar el compromiso con España y la Constitución de 1978».

El presidente mostró «el compromiso de toda la Comunidad a luchar por el país de libertades, democracia, de pluralidad, de progreso y desarrollo que tenemos gracias a la Constitución». Y es que «han sido 40 años de libertad, de progreso, de convivencia, de consenso», ha acentuado el jefe del Ejecutivo regional, «los 40 años más prósperos y fructíferos de la historia de España», en los que sus fundadores supieron dar un paso hacia delante, «olvidar las circunstancias que los alejaban y aprobar un modelo de convivencia».

Durante su intervención, el presidente remarcó que «debemos profundizar en lo que la Constitución nos ofrece y no hemos sido capaces de llevar hasta sus últimas consecuencias o de rectificar aquello que hemos comprobado que puede y debe ser realizado de otro modo». Se ha referido a que la igualdad entre todos los españoles «debe ser una realidad tangible», y resaltó la «necesidad de que no haya discriminación salarial».

Igualmente, manifestó, «debemos incidir en la solidaridad, en la gestión adecuada de los recursos comunes como el agua, que nos une a través de trasvases», y se refirió también al hecho de que «se nos brinde a todos la capacidad contar con infraestructuras cuya necesidad obedezca a criterios técnicos, y no sean secuestradas por intereses políticos o electorales».

Así mismo, indicó que la Constitución «nos debe permitir ser capaces de erradicar las conductas que rompen la convivencia», por eso, añadió, «si para ello es necesario que el Estado recupere competencias que transfirió a las autonomías, no debemos dudar en hacerlo», en referencia a la Educación, «que debe ser el principal instrumento de progreso para una sociedad pero no un elemento de manipulación y de odio».

En su discurso, el presidente aseguró que «los valores que puso en marcha la Constitución de 1978 siguen plenamente vigentes», y afirmó que «compartimos un objetivo común con quienes pusieron en marcha la democracia hace cuarenta años y es el de lograr una sociedad que avance en convivencia y libertad».

«Contamos con una Constitución de todos y para todos», continuó el presidente, quien instó a «valorarla y, si es posible, mejorarla, pero con propuestas concretas cuya finalidad sea siempre mejorar la vida de las personas, no satisfacer el interés de los partidos».

La reforma de la Carta Magna

El delegado del Gobierno, Diego Conesa, defendió que reformar no es romper «hay que tener la suficiente gallardía y altura política para estar a la misma altura que estuvieron los padres de la Constitución hace 40 años y consensuar, de nuevo, espacios, que hoy, no caben dentro de la Constitución».

Hoy celebramos «40 años de constitución, de estabilidad, progreso social y económico, y lo celebramos recordando a sus fundadores, y afrontando los desafíos del futuro», porque, reiteró, «reformar nunca es romper, sino es avanzar y abrazar a las nuevas generaciones que se sientan partícipes de este proyecto constitucional».

La presidenta de la Asamblea Regional, Rosa Peñalver, pidió perder el temor a mejorar la Constitución, «es un buen momento para, valorando todas las ventajas de esta Constitución, recoger la realidad social de España. En este país tienen que estar las mujeres».

Así, habló de los siete padres de la Carta Magna, «pero es una Constitución que no tiene madres porque en aquel momento las mujeres no estaban en el Parlamento», además, hizo hincapié, «en la Constitución española de 1978 solo aparece dos veces la palabra mujer para decir que el matrimonio tiene que ser entre un hombre y una mujer --ya reformado--, y en otra para decir que el varón tiene preeminencia sobre la mujer».

Por lo que, animó, a mejorar la Constitución en esto y en tantos otros aspectos« y a seguir teniendo una Constitución »que ha sido magnífica, que nos ha llevado al lugar de libertad, bienestar y descentralización que goza este país, pero pongámosla en el 2019«.

Todos los países del entorno lo han hecho, no tiene ningún problema, incidió Peñalver, quien añade que «es cuestión de altura política, y capacidad intelectual y de miras; y eso en este país, sobra».

Desde Podemos, su secretario general, Óscar Urralburu, habló también de que «es el momento de empezar a revisar sus cuestiones, de hablar de una Constitución que mire al futuro, que reconozca los derechos sociales y constitucionales que perdimos con la modificación del artículo 135 y mirar al futuro de España con mayor democracia, pluralidad, cohesión social y oportunidades».

Mientras que el portavoz regional de Ciudadanos, Miguel Sánchez, afirmó que no aceptarán ni apoyarán «ninguna reforma que lleve un cambio del modelo territorial para hablar de nación de naciones y fomentar la desigualdad entre regiones», mostrándose a favor de «adaptar la Constitución a los tiempos que corren, eliminando la figura del aforamiento o meter derechos como el de la transparencia o el acceso a la información pública».

Todos con la Constitución, acentuó, «a defender nuestra Carta Magna y nuestro modelo de igualdad, convivencia y solidaridad que todos nos dimos y nos vamos a permitir que se rompa; defensa a ultranza de la Constitución».

 

Fotos

Vídeos