«Mirar y no actuar es tan terrible y peligroso como estar metido en el ajo»

«Mirar y no actuar es tan terrible y peligroso como estar metido en el ajo»

El escritor murciano Julio Marín García presenta 'Los 3 suicidios de Marcos Ruiz', su primer libro.

Julio Marín García (Murcia, 1994) observa la realidad desde la esperanza. Con pinceladas de suspense, los personajes de 'Los 3 suicidios de Marcos Ruiz', su primer libro, «chillan que quieren llegar al color esmeralda, al verde, a la seguridad», cuenta el autor de esta novela. Mientras estudia un doble grado de Administración de Empresas y Comunicación Audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos, en Madrid, el joven escritor recibe cientos de mensajes de los lectores que en algún momento se han sentido identificados con su obra. En sus páginas aúna la psicología y el misterio.

-¿Cómo es Marcos Ruiz, el protagonista de su obra?

-Es muy complejo y cobarde. Tiene un trauma que el lector, poco a poco, irá conociendo. Su mente está muy machacada y a lo largo de las páginas se van desgranando sus miedos. Para poder asegurarse de que Marcos Ruiz es el protagonista principal, quien lea el libro tendrá que llegar hasta el final.

-¿Por qué decidió contar su novela desde dos voces diferentes, desde dos narradores?

-Porque quería que el personaje principal contara su vida en primera persona, con un tono muy duro y melancólico, con mucha crudeza, pero también pretendía darle al libro un toque más esperanzador, que en este caso es el narrador en tercera persona. El resultado son dos historias en un mismo libro.

-¿Qué elemento las une?

-Un mismo personaje pero en diferentes etapas de su vida. Invito al lector a que juegue con la novela, a que intente descubrir cómo se unen ambos destinos. La voz en tercera persona narra un cuento muy duro sobre la realidad de un personaje. Así, con este recurso, he creado una historia paralela. Buscaba mantener el suspense.

-¿Son relatos ficticios o reales?

-Me he basado en gente que ha pasado por mi vida, en comportamientos y situaciones que he podido observar. En concreto, me sentí inspirado por una persona que conocí en el instituto, que sufría acoso escolar y que en casa no recibía la atención que merecía. En el libro lo llevo todo al extremo, pero creo que en 'Los 3 suicidios de Marcos Ruiz' reflejo cómo podría haber acabado este conocido si no se hubiera cruzado en su camino con buenas personas. Abordo el acoso escolar y la falta de atención que algunos niños reciben en su infancia, dos temas sobre los que me gustaría sensibilizar a la sociedad.

-También incluye el tema de las enfermedades sexuales.

-Sí. Estoy un poco cansado de que en todas las novelas solo se recurra al cáncer; quería darle un poco de visibilidad a otro tipo de enfermedades que también existen. Los jóvenes deben mentalizarse de que el VIH está ahí y de que tiene un tratamiento. Creo que hoy en día hay muchos casos que, como es un tema del que no se habla, no se conocen.

-¿Es más peligroso el silencio?

-Sí, mucho más. En esta sociedad tenemos tanto miedo al qué dirán; le damos tanta importancia a cómo puedan reaccionar aquellos que nos rodean... Pero creo que es más importante contar los problemas que quedarse callado. Lo peor es el miedo a no decir nada.

-¿Cuál es entonces su mensaje?

-Que cuando veamos una injusticia no nos callemos. Ya sea en una pelea, en una situación de violencia de género o acoso escolar, no debemos pasar de largo, como muchas veces ocurre. Si no hacemos el esfuerzo de aparecer no podemos cambiar el transcurso de las cosas. Mirar y no actuar es tan terrible y peligroso como estar metido en el ajo.

-¿Cómo se le ocurrió escribir este libro?

-La idea vino a mi cabeza de repente, de una forma un poco aleatoria, mientras comía tallarines en un restaurante chino el pasado noviembre. Estaba tan aburrido que me quedé empanado mirando la comida. Y ahí surgió la historia.

-¿Qué lectura diaria recomendaría?

-Lo que obligaría a que se leyese en los institutos es 'Invisible', un libro de Eloy Moreno. Es una novela que sencillamente es brutal. Aborda el tema del acoso escolar desde una perspectiva diferente. Primero, habla sobre un niño con superpoderes. Después, cuando cuenta la crudeza de la historia, el lector se da cuenta de lo que realmente significan esos poderes. A mí me encogió el corazón. Es muy difícil que no te llegue a lo más hondo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos