El Ministerio aboga por «normalizar» la desalación ante el futuro incierto de los trasvases

III Congreso Ibérico de Restauración Fluvial./Vicente Vicéns / AGM
III Congreso Ibérico de Restauración Fluvial. / Vicente Vicéns / AGM

Hugo Morán inaugura en Murcia el III Congreso Ibérico de Restauración Fluvial, y redobla el compromiso del Gobierno para disfrutar de los ríos y preservar sus ecosistemas

Manuel Buitrago
MANUEL BUITRAGO

El secretario de Estado de Medio Ambiente en funciones, Hugo Morán, ha manifestado esta mañana en Murcia que los llamados hasta ahora recursos hídricos no convencionales, como la desalación, se van a incorporar «con normalidad» en los nuevos documentos de planificación hidrológica que se están elaborando para el ciclo 2021-2027. La Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) ya lo viene haciendo, aunque el Ministerio quiere que tengan mayor protagonismo porque aumentará progresivamente la capacidad de desalación, por encima de los caudales que se trasvasen del Tajo.

Morán ha inaugurado el III Congreso Ibérico de Restauración Fluvial que reúne en el Auditorio Regional a más de 300 expertos de toda Europa. La Región de Murcia será durante tres días el centro neurálgico de los debates científicos y técnicos, y de las aportaciones de diversos colectivos sociales y ecologistas, en torno a la recuperación de los cauces fluviales y sus ecosistemas.

Esta edición, organizada por el Centro Ibérico de Restauración Fluvial, tiene un componente singular, ya que se celebra en la cuenca más deficitaria de la península y en una de las zonas con mayor impacto de la desertificación del continente europeo. Los congresos anteriores tuvieron lugar en León y Pamplona.

El 'número dos' del Ministerio para la Transición Ecológica destacó que hay que rescatar para la ciudadanía la capacidad de disfrute de los ríos. «Hay que integrar de manera adecuada los cauces en los territorios propios. Tendremos que ser más rigurosos con las ocupaciones y los usos», apostilló, Avanzó que las confederación hidrográficas dispondrá de más medios para lograr estos objetivos.

Sobre los trasvases, el secretario de Estado apuntó que es una opción técnica más, aunque recalcó que como consecuencia del cambio climático ya no cabe hablar de cuencas excedentarias, puesto que no habrá recursos suficientes para trasvasar caudales de unas a otras. Apuntó que, de norte a sur, las cuencas van a entrar en una situación donde sus demandas estarán por encima de su capacidad de recursos disponibles. Hugo Morán señaló que las aportaciones y las reservas de agua descenderán en algunos casos hasta un 25% como consecuencia del cambio climático y el descenso de las precipitaciones.

Los distintos escenarios para establecer los nuevos caudales ecológicos de la cuenca del Tajo se conocerán a mediados de julio, cuando se presente a exposición público el Esquema de Temas Importantes de esta demarcación. Tendrán una incidencia directa en el Trasvase Tajo-Segura, ya que los usos medioambientales irán al alza. El nuevo ciclo de planificación se aprobará en el año 2021.

Morán ha estado acompañado por los presidentes de las confederaciones del Segura y del Tajo, Mario Urrera y Antonio Yáñez, así como por el secretario general del PSRM-PSOE, Diego Conesa, y el delegado del Gobierno, Francisco Jiménez. En la sesión inaugural intervinieron Tony Herrera, presidente del Centro Ibérico de Restauración Fluvial, el alcalde de Calasparra, José Vélez, y el alcalde de Murcia, José Ballesta, que dieron la bienvenida a los asistentes.

Infraestructuras verdes

El congreso contará con más de un centenar de comunicaciones orales, entre ponencias y talleres, y la experiencia de nueve proyectos europeos de los programas Life e Interreg, algunos finalizados y otros en marcha, como Life Invasaqua, coordinado por la Universidad de Murcia. La restauración fluvial se constata como la mejor herramienta para minimizar los impactos del cambio climático, preservar los ríos que se encuentran en buen estado, recuperar aquellos que requieren mayor atención y dar respuesta a las necesidades de la sociedad.

Morán ha repasado las iniciativas puestas en marcha por el Ejecutivo en su «estrategia del agua para la transición ecológica» y las actuaciones previstas para el mantenimiento de las 135 reservas naturales fluviales de España, que engloban aquellos cauces y tramos de río que no han sido afectados por la acción humana, informa Efe. Para el 50 por ciento de ríos españoles que no cumplen la normativa europea en cuanto a calidad y estado ecológico de sus cauces, el secretario de Estado ha asegurado que el Gobierno «va a dar un salto en la inversión en infraestructuras para pasar de las llamadas infraestructuras grises a las verdes».

El presidente de la Confederación Hidrográfica del Segura, Mario Andrés Urrea, ha recordado que el «gran objetivo» de la planificación hidrológica en España fue «alcanzar el buen estado de todas sus masas de agua» y en este sentido, se ha avanzado, no sin dificultad, aunque «no está todo conseguido». Urrea ha lamentado que la cuenca del Segura «está demasiadas veces en el punto de mira», pero presenta, al igual que otras, «sus luces y sus sombras», con presiones sobre sus ecosistemas o la presencia de especies exóticas invasoras, «una problemática común a la casi totalidad de los ríos»