El Ministerio no calma a los regantes, que temen otros 'trasvases cero'

Los altos cargos del Ministerio, a la izquierda, sentados frente a los del Sindicato de Regantes del Trasvase, ayer en Madrid. / scrats
Los altos cargos del Ministerio, a la izquierda, sentados frente a los del Sindicato de Regantes del Trasvase, ayer en Madrid. / scrats

Los usuarios salen más confusos de la reunión, y con el mensaje de que el Gobierno será restrictivo cuando la evolución de la cabecera no sea positiva

Manuel Buitrago
MANUEL BUITRAGO

«No me han convencido en absoluto, las dudas siguen y la reunión me ha generado muchas incertidumbres», manifestó ayer el presidente de los regantes del Trasvase (Scrats), Lucas Jiménez, al término del encuentro que tuvo en Madrid con el secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán. Los productores hortofrutícolas del Levante temen que lo sucedido el mes pasado no sea algo aislado, y que el Ministerio autorice más 'trasvases cero' cuando la cabecera se encuentre en el Nivel 3 que marca la situación hidrológica excepcional.

Los regantes dan por hecho que la Comisión de Explotación del acueducto dará luz verde al trasvase de 38 hectómetros de este mes, ya que la ley obliga a dicho desembalse. Jiménez asistió a la reunión acompañado por parte de la directiva del Scrats, entre ellos los presidentes de las principales comunidades de regantes (Cartagena, Riegos de Levante y Lorca). Si los altos cargos del Ministerio pensaron en tranquilizar los ánimos, después de una semana de gran tensión, no consiguieron su propósito a tenor de las declaraciones de los regantes.

Hugo Morán, acompañado del presidente de la Confederación Hidrográfica del Tajo, entre otros, quiso desmentir la versión que dio López Miras de su reunión con la ministra Teresa Ribera, un tema en el que el Scrats «no entra ni sale», dijo Jiménez, quien días atrás manifestó que se creía más la versión del presidente murciano.

«Lo que me preocupa es que el Ministerio tiene en sus manos la decisión de los trasvases en el Nivel 3, y le da igual el volumen de reservas que haya, ya que si la curva de tendencia de aportaciones de agua en los embalses de Entrepeñas y Buendía no es ascendente, no enviará recursos para el regadío. No garantiza que no se vaya a repetir la situación de noviembre», explicó Lucas Jiménez. Los regantes solo tienen claro ahora cómo operará el Trasvase en el resto de niveles, en los que no existe margen de discrecionalidad por parte del Ministerio. El Nivel 3 es muy común. «Hemos salido con una nebulosa bastante importante; en realidad no sabemos para qué ha servido la reunión, ya que las dudas siguen. Las intenciones que adivino no son buenas». Añadió que no se ha analizado lo que se trasvasará en diciembre «porque se da por hecho».

Aparcar las movilizaciones

Los nuevos caudales ecológicos en el río Tajo es otra incertidumbre, pendiente de su plan de cuenca para el año 2021. El Ministerio tampoco les aclaró por qué se aplica ahora la nueva batimetría en la cabecera. Lucas Jiménez sostiene que la presión de estos días ha tenido efecto en el Ministerio en lo que atañe a la medición de las reservas.

Esta mañana se reunirá el grupo de trabajo del Círculo por el Agua para estudiar la situación, y es probable que se aparquen las movilizaciones, a expensas de que se deriven los 38 hectómetros. En la práctica, los regantes recibirán más agua que si se hubieran autorizado dos desembalses de 20 hectómetros en noviembre y diciembre.

Los usuarios del Trasvase también están pendientes de que se aumente la producción de agua desalada en Torrevieja, y lamentan los continuos retrasos, tanto del Gobierno anterior del PP como el actual del PSOE. Asimismo, exigen que se subvencione la tarifa con los 30 céntimos por metro cúbico que aprobó el Congreso de los Diputados. Se quejan de que Acuamed reclama 62 céntimos por metro cúbico de Torrevieja, un precio que no es sostenible para la agricultura.

Más

 

Fotos

Vídeos