Mejora de los resultados en la UMU y Secundaria

Fuensanta Carreres
FUENSANTA CARRERES

El adelanto de las recuperaciones ha mejorado los resultados de los estudiantes en varias de las comunidades donde ya se aplica, como en Navarra, y en cualquier caso, no los ha empeorado en otras. «En general, las vacaciones de verano son malas para los resultados de aprendizaje. Los estudiantes olvidan mucho contenido, por lo que retrasar la recuperación puede suponerles una desventaja», defiende el representante de los directores de institutos.

La Universidad de Murcia trasladó sus convocatorias de septiembre a julio hace años. El proceso se desarrolló de manera progresiva, «título a título y curso a curso», de manera que en la actualidad afecta ya a todas las titulaciones. La UMU se alineó así con la práctica totalidad de universidades españolas, de modo que a día de hoy son una absoluta excepción las que mantienen las convocatorias de septiembre. En el proceso de cambio, detalla el informe de la UMU, se argumentó «a favor del mismo la ventaja de garantizar al alumnado un periodo de descanso estival susceptible de ser empleado para viajar o formarse mediante ofertas no regladas, además de facilitar la movilidad al mejorar la compatibilidad con los calendarios del resto de universidades europeas».

En contra del cambio, admite el propio informe de la UMU, se argumentaba que la reducción del tiempo de estudio provocaría unos peores resultados en las pruebas, «ya de por si bajos. La implantación ha demostrado que ese efecto no se ha producido, y más bien al contrario, lo que se detecta es una ligera mejora de los resultados, que podría en todo caso deberse a otros factores».

La tasa de éxito de los alumnos de ESO y Bachiller que suspenden y tienen que ir a la convocatoria de septiembre es, insiste el presidente de la Asociación de Directivos de Centros públicos de Educación Secundaria de Murcia (Ades), Raimundo de los Reyes, «extremadamente baja. El estudiante que ha suspendido cinco o seis asignaturas en ocasiones ni siquiera se presenta a los exámenes en septiembre. Incluso con tres suspensos en ocasiones nos sorprenden dejándose la asignatura». Solo en casos puntuales de estudiantes que tienen que recuperar una o dos asignaturas, resalta De los Reyes, la repesca de septiembre les permite salvar el curso.